El premier sueco ha recibido la tarea de formar un nuevo gobierno después de que su rival de centroizquierda fuera incapaz de llegar a un acuerdo con el gabinete.

El primer ministro Stefan Lofven ha estado al frente de un gobierno interino desde que no sobrevivió un voto de no confianza en el legislativo tras la elección del mes pasado.

El presidente del parlamento Andreas Norlen, le dio dos semanas el lunes a Lofven para formar una coalición.

Ni el bloque izquierdista liderado por el Partido Socialdemócrata de Lofven, ni el bloque de oposición de derecha liderado por Ulf Kristersson del Partido Moderado, aseguraron una mayoría en el parlamento sueco de 349 escaños durante la elección del 9 de septiembre.

Ambos bloques se han negado a cooperar con el partido antiinmigrantes Demócratas que hizo progresos en las elecciones.

Lofven exhortó el lunes a posibles partidos socios a estar dispuestos a hacer compromisos.