La senadora Elizabeth Warren difundió el lunes los resultados de un análisis de ADN que, según ella, indican que cuenta con antepasados indígenas americanos, una acción que tenía como fin refutar al presidente Donald Trump, quien se ha burlado de sus declaraciones sobre sus ancestros y se ha referido a ella en repetidas ocasiones como “Pocahontas”.

La demócrata por Massachusetts y posible aspirante presidencial en 2020 desafió a Trump a cumplir con su promesa de donar 1 millón de dólares a obras benéficas si ella podía demostrar su antepasado indígena, un momento que quedó captado en video. Trump negó haber hecho tal ofrecimiento y posteriormente dijo que donaría el dinero únicamente si él administraba la prueba genética personalmente.

El análisis fue realizado por el profesor de la Universidad de Stanford Carlos D. Bustamante, un reconocido experto en el campo de la genética. Concluyó que la gran mayoría de las raíces de Warren provienen de Europa, pero añadió que los resultados “respaldan firmemente” la existencia de ancestros indígenas americanos.

En su reporte, Bustamante dijo que analizó la muestra de Warren sin conocer la identidad del donante. Concluyó que Warren tiene un ancestro indígena americano puro que probablemente vivió entre 6 y 10 generaciones atrás, y que era imposible determinar la conexión tribal del individuo.

Warren, quien ha dicho que sus raíces indígenas eran parte de la “tradición familiar”, también difundió un video producido por su campaña de reelección al Senado, en el que dice: “Al presidente le gusta llamarle mentirosa a mi mamá ¿qué dicen los hechos?”.

Bustamante respondió: “Los hechos señalan que usted cuenta con ancestros indígenas americanos en su abolengo”.

El análisis no es la primera evidencia de los orígenes de Warren. Un documento de 1894 que fue descubierto previamente por la Sociedad Genealógica de Nueva Inglaterra dejaba entrever que la abuela de la bisabuela de Warren, O.C. Sarah Smith, era _ al menos parcialmente _ indígena estadounidense, lo que haría que la senadora tuviera una 32da parte de sangre indígena.

El grupo genealógico ha dicho que no cuenta con evidencia concluyente de su ascendencia, y un portavoz dijo el lunes que no comentarán sobre los hallazgos genéticos.

Si el ancestro de Warren vivió hace seis generaciones, ella tendría 1/64vo de sangre indígena. Pero si esa persona vivió hace 10 generaciones, Warren tendría solo sería indígena americana en proporción de 1/1.024, según Blaine Bettinger, genealogista y autor especializado en evidencia de ADN.

Tal hallazgo podría incrementar, en vez de apaciguar, las críticas contra Warren.

El secretario de Estado de la Nación Cherokee, Chuck Hoskin Jr. dijo que las pruebas de ADN son inútiles para determinar la pertenencia tribal y no sirven para determinar si los ancestros de una persona eran indígenas de América del Norte o América del Sur.