Falla de San Andrés
Vista aérea de la Falla de San Andrés en Carrizo Plain, California. Ikluft / Wikipedia

El excesivo bombeo de agua para irrigar el cinturón agrícola de California puede generar estrés en la falla de San Andrés, lo que incrementaría el riesgo de pequeños sismos, sugiere un nuevo estudio.

Las lecturas efectuadas con el sistema de posicionamiento global GPS identificaron que partes del Valle de San Joaquín han estado hundiéndose desde hace décadas debido al agotamiento del agua del subsuelo, al tiempo que las montañas circundantes se están elevando. Este movimiento produce ligeros cambios estresantes en la de San Andrés y otras fallas vecinas.

La magnitud de estos cambios estresantes es muy pequeña "La magnitud de estos cambios estresantes es muy pequeña en comparación con el estrés liberado durante un gran terremoto", dijo Colin Amos, geólogo de la Universidad Western Washington y líder del estudio, en un correo electrónico.

Los hallazgos fueron dados a conocer el miércoles en la revista Nature.

El estudio sugiere que las actividades humanas "pueden provocar un desajuste significativo en el cercano sistema de la falla de San Andrés" a través de una flexión de la corteza y el manto superior de la Tierra, escribió Paul Lundgren, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en un editorial que acompaña al artículo. Lundgren no participó en la investigación.

La cantidad de agua del subsuelo perdida en el siglo pasado en el Valle Central por el bombeo e irrigación equivale al volumen del Lago Tahoe. Se espera que la actual sequía exacerbe el problema a medida que las comunidades extraen el agua con mayor rapidez de la que puede rellenarse. Al hundirse el valle, este cambio en la carga hace que la Sierra Nevada y la de la costa se eleven lentamente.

Como la falla de San Andrés corre paralela al valle, los científicos dicen que esta flexión hacia arriba de la tierra circundante puede desatar sismos pequeños. Sin embargo, se desconoce si la tensión a largo plazo provocada por la extracción de agua tiene algo que ver en la generación de grandes terremotos futuros alrededor de la falla.

"Estos terremotos probablemente ocurrirán sin importar lo que hagan los seres humanos", afirmó Amos.

La falla mide 800 millas de longitud

La falla de San Andrés es la más significativa en California. De casi 1.287 kilómetros (800 millas) de longitud, se extiende desde una península al norte de San Francisco hasta el Lago Saltón cerca de la frontera entre Estados Unidos y México. Es responsable de algunos de los desastres sísmicos más devastadores en la historia del estado, incluido el terremoto de San Francisco en 1906 que redujo gran parte de la ciudad a escombros.

Los científicos han dicho que un terremoto de 7.8 grados en el sur de la falla de San Andrés podría provocar la muerte de 1.800 personas y generar daños por 200.000 millones de dólares.