El Pentágono quiere que Chelsea Manning reciba tratamiento por un desorden de género

  • Aprueba al traslado de la soldado a una prisión civil.
  • Chelsea, antes Bradley, había solicitado que se le aplicara terapia hormonal para que pudiera vivir como mujer.
  • Algunos funcionarios dijeron que mantenerla en una prisión militar sin posibilidad de recibir tratamiento equivaldría a un castigo cruel e inusual.

En un hecho sin precedentes el Pentágono aprobó al traslado de la soldado Chelsea Manning, quien filtró información militar clasificada a la organización Wikileaks, a una prisión civil para que reciba tratamiento por un desorden de género, informaron autoridades de defensa.

La solicitud a Defensa fue hecha por un interno militar transgénero y colocó en un dilema al Departamento Manning, cuyo nombre anterior era Bradley, fue condenado por enviar documentos clasificados al sitio WikiLeaks. El soldado había solicitado que se le aplicara terapia hormonal para que pudiera vivir como mujer.

La solicitud al Departamento de Defensa fue hecha por un interno militar transgénero y colocó en un dilema al Departamento de Defensa: cómo tratar a un soldado por un desorden diagnosticado sin violar la política castrense de larga tradición.

Las personas transgénero no están autorizadas a enlistarse en las fuerzas armadas de Estados Unidos y el Departamento de Defensa no proporciona esa clase de tratamiento, pero Manning no puede ser dada de baja del servicio porque cumple una condena de cárcel de 35 años.

Equivalente a un castigo inusual y cruel

Algunos funcionarios dijeron en privado que mantener a la soldado en una prisión militar sin posibilidad de recibir tratamiento equivaldría a un castigo cruel e inusual.

El secretario de Defensa Chuck Hagel dio el visto bueno al ejército el año pasado para que estudiara la posibilidad de transferirla, trabajando en forma conjunta con la Oficina Federal de Prisiones, que no proporciona ese tratamiento, dijeron dos funcionarios que hablaron a condición de que se respetara su anonimato porque no estaban autorizados a hablar del tema.