El senador Marco Rubio rechaza una "amnistía general" en la reforma migratoria

  • El aspirante a candidato presidencial señala que Estados Unidos debe resolver el problema migratorio.
  • "No vamos a otorgar una amnistía general", señala el legislador republicano.
  • Considera que debe haber un sistema efectivo para rastrear visas expiradas.

En senador republicano por FloridaMarco Rubioha rechazado la posibilidad de que haya una "amnistía general" en la reforma migratoria.En un encuentro en el Club Nacional de la Prensa en Washington, consideró que el país debe resolver el problema migratorio, pero no con una amnistía.

No vamos a otorgar una amnistía general"No vamos a otorgar una amnistía general", dijo el aspirante a candidato presidencial. "El impedimento es que la gente cree que sólo lidiaremos con los 12 millones (de inmigrantes indocumentados) y que en una década vamos a tener a otros 12 millones", señaló.

Rubio sostuvo que toda reforma migratoria debe incluir un sistema efectivo para que los empleadores verifiquen si los trabajadores que contratan están legalmente en Estados Unidos y un sistema efectivo para rastrear a visitantes y asegurarse que alguien salga antes de que su visa expire.

"Eso tiene que ser reformado, porque a falta de eso va a subsistir un problema de migración ilegal", señaló.

Solución migratoria

Rubio, quien dijo el pasado fin de semana que está preparado para ser presidente de Estados Unidos, insistió en buscar una solución para el asunto migratorio porque es crucial para Estados Unidos y no para anotarse puntos políticos.

Necesitamos tener un sistema migratorio legal que nos permita ganar la competencia por el talento"Para que este país avance en el siglo XXI necesita resolver esto, necesita tener un sistema migratorio legal que nos permita ganar la competencia global por talento", señaló.

El Senado estadunidense, de mayoría demócrata, aprobó en junio del año pasado la iniciativa de ley S744, que establece una reforma migratoria con un camino a la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Sin embargo, la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, se ha rehusado a debatir ese proyecto de ley y no ha llevado al pleno camaral ningún proyecto propio, bajo el argumento de que no confían en Obama para hacer cumplir la ley.