Cientos de familias fueron evacuadas el domingo y colocadas en refugios en Honduras a causa de las fuertes lluvias de la tormenta tropical Michael, que se dirige a Florida.

La Comisión Permanente de Contingencias señaló que al menos 260 viviendas resultaron dañadas, la mayoría de ellas en el sur del país, y que más de 6.000 han resultado afectadas por las lluvias. Las escuelas de todo el país permanecerán cerradas el lunes.

Las imágenes en redes sociales mostraban a familias caminando con el agua hasta los muslos, ríos desbordados a las calles y deslaves en los caminos hacia distintas comunidades. La prensa local reportó varios muertos. Viviendas construidas cerca del agua o en las laderas de las montañas están en grave riesgo.