Muchas de las famosas playas de Florida fueron desalojadas el jueves debido a una proliferación de marea roja que, por primera vez en décadas, plaga al mismo tiempo las costas del Golfo de México y del Atlántico.

Aunque la costa del Golfo de México sufrió lo peor del brote del alga tóxica hace unos meses, fue hasta esta semana que apareció en las playas del Atlántico en el sur de Florida.

El condado Miami-Dade cerró la Playa Haulover, incluida una popular sección nudista, la mañana del jueves y la creciente crisis hizo que el gobernador Rick Scott anunciara la designación de tres millones de dólares de fondos estatales para ayudar a mitigar los efectos de la marea roja en cinco condados de la región.

“Es muy raro que aparezca allá”, aseveró el teniente Matthew Sparling, de Rescate Oceánico y de Incendios del condado Miami-Dade. “La gente viene aquí para estar en las playas y no quiere venir a exponerse a la marea roja o derrames de drenaje o lo que sea... así que sí, creo que podemos estar en problemas”.

En los humanos, la marea roja puede provocar problemas respiratorios. Se le ha culpado de la muerte de toneladas de peces en kilómetros de playas. Al menos seis playas en el condado de Palm Beach han sido cerradas desde el fin de semana por la proliferación.

Funcionarios estatales indicaron que el brote de marea roja, que comenzó hace aproximadamente un año, ahora abarca unos 215 kilómetros (135 millas) de la costa suroeste de Florida, afectando comercios, turismo y vacacionistas.

“El océano es muy concurrido ahí”, dijo Richy Beck, de 36 años, mientras descargaba un camión lleno de sillas de playa el jueves en la Playa Haulover. “Es malo para el negocio. Significa que voy a formar parte del grupo de desempleados”.

En el noroeste de Florida, cuadrillas de reclusos del penal del condado limpian alteros de peces muertos a causa de la marea roja cerca de la Playa Panamá City. El condado Bay registraba la mayor concentración de algas, mientras que los condados de Walton, Santa Rosa y Okaloosa se detectaron menores concentraciones.

A lo largo de la costa media del Golfo de México, el condado Pinellas se asocia con la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica para emitir un pronóstico de calidad de aire de primer nivel para que los residentes y turistas estén seguros durante la marea roja.

El salvavidas de la playa Haulover, Axel Decamillis, estaba en su camioneta con un respirador en la parte sur de la playa rodeada de un malecón.

“Prefiero estar a salvo que lamentarlo”, dijo Decamillis. “A esta área la llamamos zona de impacto”.

____

Ellis Rua y Josh Replogle contribuyeron desde Miami. Tamara Lush reportó desde St. Petersburg.