Honduras entrega a Washington el capo del cártel de Sinaloa Carlos Arnaldo Lobo

  • Lobo es el primer hondureño extraditado a EU por narcotráfico.
  • Fue entregado bajo rigurosas medidas de seguridad, sin acceso a la prensa.
  • Forma parte de una lista de nueve nacionales que EU y México han solicitado para juzgarlos por tráfico de drogas.

Honduras ha entregado a Estados Unidos este viernes por primera vez en su historia a uno de sus ciudadanos, acusado de narcotráfico.

Se trata del presunto capo del narco Carlos Arnaldo Lobo, a quien reclama la justicia norteamericana, donde será juzgado, informó el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Lobo, de 40 años, se encontraba bajo arresto desde el 27 de marzo cuando las fuerzas de seguridad lo sorprendieron en una panadería de San Pedro Sula, en la costa caribeña de Honduras.

El 21 de abril un juzgado de primera instancia lo declaró extraditable y la Corte Suprema ratificó la extradición el 3 de mayo.

La extradición marca un nuevo tiempo para la justicia en Honduras "Ha concluido el proceso de extradición del señor Carlos Arnoldo Lobo, algo inédito en el país, pero que marca un nuevo tiempo para la justicia en Honduras", dijo Hernández en un mensaje desde la Casa Presidencial tras la entrega de Lobo a las autoridades estadounidenses en una unidad militar cercana a Tegucigalpa.

Agregó que la acción "obedece al cumplimiento del convenio que para tal fin ha sido establecido con Estados Unidos y que define un proceso enmarcado en las garantías que otorgan la Constitución y las leyes".

Lobo, quien permanecía recluido en las instalaciones del Primer Batallón de Infantería, fue entregado bajo rigurosas medidas de seguridad, sin acceso a la prensa.

Enviado a Miami

El acusado fue llevado en uno de dos helicópteros estadounidenses que despegaron hacia las 22.15 hora local (04.15 GMT) supuestamente con destino a la base local de Palmerola, unos 75 kilómetros al norte de Tegucigalpa, de donde sería enviado a Miami (Estados Unidos), según versiones extraoficiales.

Hernández expresó que la extradición "es parte de la reinserción de nuestro país en el mundo y nuestra disposición a trabajar dentro de las reglas de convivencia de las naciones".

Además, "envía un mensaje muy claro de la voluntad del pueblo y Gobierno de Honduras y de todas sus instituciones de luchar frontalmente contra el crimen organizado y el narcotráfico, la violencia en general", agregó.

Acusado de trabajar para El Chapo

La Oficina para el Control de Activos en el Extranjero de Estados Unidos (OFAC por sus siglas en inglés), adscrita al Departamento del Tesoro, había señalado a Lobo como narcotraficante y había anunciado que congelaría cualquier activo que Lobo poseyera en territorio estadounidense y que le prohibiría realizar transacciones financieras o comerciales con instituciones estadounidenses.

OFAC acusa a Lobo de haber traficado cocaína para Joaquín el Chapo Guzmán, líder del cartel mexicano de Sinaloa, y para el cartel hondureño Los Cachiros.

Lobo, que operaba empresas de pesca situadas en la isla de Roatán, en el Mar Caribe, fue perseguido durante años.

"Honduras está envidando un mensaje contundente"

Pocas horas antes de la extradición, la Corte Suprema de Justicia de Honduras rechazó un nuevo recurso presentado por la defensa Lobo contra su envío a Estados Unidos.

Forma parte de una lista de nueve nacionales que EU y México han solicitado para juzgarlos en sus tribunales Hernández enfatizó que en el caso de Lobo "la justicia hondureña ha actuado garantizando el debido proceso y respetando los derechos procesales que la Constitución establece para todos los ciudadanos sin distinción alguna".

"Honduras colabora de manera responsable con la justicia de otros países y en este caso será la justicia de Estados Unidos quien juzgará al acusado", expresó el gobernante.

Agregó que "estoy convencido que esta decisión va a contribuir a preservar la vida de nuestros compatriotas que han visto amenazas, que han vivido dificultades y que vulnera su integridad por las actividades de la delincuencia internacional".

Además, Honduras, según Hernández, está "enviando un mensaje contundente" y no va a permitir que la delincuencia siga utilizando su territorio para actividades que laceran al pueblo.

"Desafortunadamente nuestro territorio fue escogido por esas organizaciones criminales como sitio de paso de tráfico de droga y dineros mal habidos entre el norte y el sur", recalcó.

El recurso de reposición presentado por el abogado de Lobo era la última instancia que tenía para evitar su extradición

Residencias, propiedades y vehículos de lujo incautados

El supuesto narcotraficante, a quien las autoridades hondureñas le han incautado 46 propiedades, incluidas residencias y vehículos de lujo, forma parte de una lista de nueve nacionales que EU y México han solicitado a la nación centroamericana para juzgarlos en aquellos países por tráfico de drogas y otros delitos.

Una reforma constitucional aprobada por el Parlamento hondureño en 2012 habilitó la extradición de hondureños a solicitud de otros países, mientras que en mayo del año pasado el Supremo aprobó la normativa que contiene el procedimiento y las garantías de seguridad a los jueces que asuman esos casos.