Una mexicana, madre de cuatro ciudadanos estadounidenses, que fue deportada a pesar de las denuncias de estar amenazada por un cártel de drogas mexicano regresó a Estados Unidos.

The Cincinnati Enquirer informó el martes que la semana pasada un juez permitió a Maribel Trujillo Díaz regresar a la ciudad de Fairfield, Ohio, después de que sus familiares pagaron la fianza de 1.500 dólares mientras esperaba audiencia de asilo.

Su abogada Kathleen Kersh dijo que hubo "lágrimas en todas partes" cuando Trujillo regresó a Ohio por primera vez desde su deportación en abril de 2017.

Una corte de apelaciones ordenó a las autoridades de inmigración que reconsideraran el caso luego de encontrar que la Junta de Apelaciones de Inmigración de Estados Unidos no debería haber rechazado la moción de Trujillo para reabrir su procedimiento de deportación.

Ahora la mujer puede quedarse con sus hijos nacidos en Estados Unidos hasta su audiencia programada para el verano de 2019.