Un detenido por asesinato del periodista al sur de México

Tres días después del asesinato del reportero Mario Gómez, corresponsal del diario Heraldo de Chiapas, en el sur de México, una persona ha sido detenida, se busca a otras tres aparentemente...

Tres días después del asesinato del reportero Mario Gómez, corresponsal del diario Heraldo de Chiapas, en el sur de México, una persona ha sido detenida, se busca a otras tres aparentemente vinculadas al crimen y se investiga a todo el personal de la policía estatal y ministerial en el municipio del suceso por si algún elemento pudiera estar implicado en los hechos, informó el lunes la fiscalía.

Gómez fue asesinado el viernes por la tarde al salir de su casa en la localidad de Yajalón, en la zona selvática de Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala.

El fiscal encargado de homicidios, Luis Alberto Sánchez, explicó que el detenido realizaba labores de informante de una banda de narcomenudistas y “minutos antes del homicidio se encargó de vigilar el domicilio de la víctima para confirmar que se encontraba en dicho lugar”.

Un video divulgado en redes sociales de una aparente cámara de seguridad muestra a dos individuos en una motocicleta que pasan por una calle. En la grabación puede verse con claridad cómo el que va en la parte de atrás, con un casco, empuña un arma y dispara directamente al reportero. Gómez cae sobre la banqueta y los vecinos intentan ayudarle pero aunque es trasladado al hospital de la zona, no consigue sobrevivir.

La fiscalía detalló que le alcanzaron cuatro balas, en el brazo izquierdo, tórax, codo y glúteo y de acuerdo a peritos en criminalística, la persona que disparó es alguien que conoce el manejo de armas porque le dispara a más de 10 metros de distancia y con la moto en movimiento.

El reportero de Chiapas, que llevaba casi una década trabajando en el Heraldo, un periódico que forma parte de la Organización Editorial Mexicana --uno de los grupos mediáticos con más cabeceras regionales repartidas por todo el país-- cubría todo tipo de información. En la reciente campaña electoral había escrito mucho sobre violencia política.

La región, cuna del movimiento zapatista que se alzó en armas en 1994, ha tenido recientemente altos índices de violencia política, conflictos agrarios e inseguridad vinculada al crimen organizado.

Sánchez agregó que, además del detenido, se identificó a otras tres personas presuntamente autoras del crimen: el líder de ese grupo, Juan David Martinez Trujillo, alias “El Machaca”; su brazo derecho Oscar Leyver Acosta González, el “Zapatudo”; y la esposa de este último, Maribel Pinto, que junto con su marido hizo “rondines de vigilancia frente a la casa de la víctima momentos antes del crimen”. Por los hombres anunció una recompensa de 300.000 pesos (más de 15.000 dólares).

Además, Sánchez dijo que se "concentró" a todos los policías estatales de Yajalón, el municipio donde vivía y fue asesinado el reportero, y se encuentran “sujetos a investigación por la fiscalía anticorrupción para determinar si hubo alguna conducta administrativa o penal al margen de la ley". 

En 2016, la organización de apoyo a la prensa Artículo 19 documentó que había recibido amenazas de muerte después de publicar una investigación en la que se vinculaba a un diputado federal y a otro suplente, ambos del Partido Verde, con el mal manejo de recursos.

Según Artículo 19, le fueron asignadas medidas de protección que, “sin conocerse aún la razón del retiro, le fueron suspendidas por el gobierno estatal, dejándolo sin cobertura alguna”.

Chiapas está gobernado por el Partido Verde pero en diciembre habrá un cambio ya que esta agrupación perdió las elecciones del pasado mes de julio, unos comicios que ganó Morena, el partido del izquierdista presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

El fiscal Sánchez no ofreció ninguna hipótesis sobre el posible móvil del crimen pero dijo que no se descarta ninguna línea de investigación y durante el fin de semana su departamento apuntó a que se investigaba la labor informativa de Gómez.

El crimen ha sido condenado por organizaciones dentro y fuera del país. El presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Gustavo Mohme, lamentó que México siga “ocupando uno de los primeros lugares en cuanto a la violencia contra los periodistas y el alto grado de impunidad en esos delitos”.

Jan-Albert Hootson, el representante para México del Comité para la Protección de Periodistas, urgió a las autoridades a determinar si el asesinato del informador fue en represalia por su trabajo y advirtió que los informadores seguirán cayendo víctimas de la violencia en México mientras estos crímenes continúen impunes.

Gómez es, al menos, el décimo periodista que han matado en México en lo que va del año. Más de 30 han sido asesinados durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, cuyo mandato termina el 1 de diciembre.

En una nota editorial el día del crimen, el Heraldo exigió una investigación exhaustiva para dar con los responsables del hecho.