Una serie de ataques de rebeldes han dejado 18 muertos en el oriente del Congo en una zona que está a duras penas batallando contra un brote de ébola, dijo una organización congolesa de sociedad civil.

Los ataques en la ciudad de Beni fueron al parecer perpetrados por el grupo Fuerzas Democráticas Aliadas, dijo el Concilio Noruego para Refugiados, NRC por sus siglas en inglés.

Añadió que ellos y otras agencias se han visto obligados a suspender temporalmente sus actividades en Beni debido al ataque del sábado.

"Esto apunta a una situación de seguridad cada vez más preocupante en todo el país", dijo la organización en un comunicado el lunes. "NRC también ha tenido que interrumpir varias actividades de ayuda debido los enfrentamientos armados que ocurren con más frecuencia e intensidad en territorio de Djugu en la provincia de Ituri, en el norte del país, y en territorio de Fizi, en el sur de Kivu, en las últimas dos semanas. Estas interrupciones han alterado la ayuda a miles de personas que necesitan ayuda humanitaria y protección”.

Stephen Lamin, administrador de área para el NRC, dijo que la situación era el peor escenario para ellos. La organización está dando alimentos y artículos caseros, y también ofrece educación y asesoría legal en la región.

___

Carley Petesch reportó desde Dakar, Senegal.