Los gobiernos de Chile y México rechazaron el domingo las acusaciones de Venezuela, que involucraron a la representación diplomática de ambos países en el supuesto atentado sufrido por el presidente Nicolás Maduro el mes pasado.

Chile “rechaza de la forma más enérgica las gravísimas y calumniosas insinuaciones y amenazas del Gobierno de Nicolás Maduro vertidas hoy por Jorge Rodríguez”, vicepresidente de Comunicación de Venezuela, expresó el ejecutivo en un comunicado el domingo.

Por su parte, México dijo rechazar “categóricamente las infundadas acusaciones” de Rodríguez sobre “una supuesta participación de nuestro personal diplomático en Caracas en el presunto atentado” contra Maduro, también en un comunicado.

Rodríguez afirmó el domingo que personal de las embajadas de Chile, México y Colombia en Caracas habría colaborado con el supuesto atentado sufrido por Maduro el pasado 4 de agosto durante un desfile militar en el centro de la capital venezolana, tras anunciar nuevas detenciones en el caso.

Chile calificó como de “la más alta gravedad” las amenazas expresadas por el gobierno venezolano en contra de la integridad de la representación diplomática chilena en Caracas, e instó a Venezuela a actuar “con responsabilidad y cordura” y retirar “sus calumniosas insinuaciones”.

Mientras que las autoridades mexicanas afirmaron que tanto el gobierno “como su personal diplomático actúan siempre con pleno respeto al derecho internacional”, así como a la Constitución del país.

El gobierno chileno ha citado al embajador de Venezuela en Santiago para el lunes.

El gobierno de México subrayó que continuará “realizando esfuerzos diplomáticos para contribuir a una solución pacífica, y definida por los propios venezolanos, a la grave crisis que enfrenta ese país”.