Un tribunal egipcio sentenció a penas de cárcel a 64 personas y a un hombre a muerte por la violencia suscitada durante el derrocamiento del presidente islamista en el 2013.

Entre los fallos estaba una cadena perpetua para Mohamed Badie, líder espiritual del ahora ilegalizado Hermandad Musulmana por los sucesos en el-Adwa, al sur de El Cairo, donde una turba irrumpió en una base policial y mató a un sargento.

El caso, que se prolongó más de tres años, incluyó más de 35 audiencias con testimonios de la fiscalía y de la defensa.

La pena de muerte, emitida para un individuo de nombre Ahmed Ashour, será ahora revisada por las autoridades religiosas del países que emitirán su opinión no vinculante. Ese fallo puede ser apelado.