Las autoridades judiciales ordenaron la detención de nueve exgerentes y empleados de una empresa filial de la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) por un millonario desfalco que se realizó en la compra de 400 cisternas de aluminio para transportar combustible.

El fiscal general venezolano, Tarek William Saab, anunció el miércoles que se ordenó la captura de los exfuncionarios, entre ellos Pedro Jiménez, Carlos Brett, Robert Korzaka, expresidentes y exgerentes de la Empresa Nacional de Transporte, filial de PDVSA.

El Ministerio Público detectó irregularidades en la compra de varios centenares de cisternas que se realizó en 2010 a la empresa mexicana Trailers y Tanques de Aluminio S.A. (Tytal).

Saab explicó que la estatal petrolera pagó 18,6 millones de dólares por 234 cisternas y solo le entregaron 168. El funcionario agregó que se encontró otro contrato en el que se solicitaron 100 cisternas más a la empresa mexicana Armadora Carrocera CABAN S.A., que jamás fueron entregadas.

La Fiscalía General estima que en estas operaciones se generó un daño al Estado superior a los 18,5 millones de dólares.

Saab precisó que hasta la fecha han sido detenidos por hechos de corrupción y otras irregularidades 90 funcionarios de PDVSA, de los cuales 23 son altos gerentes y dos expresidentes de la corporación.

Las investigaciones de corrupción en la industria petrolera se dan en medio de la compleja situación financiera y la caída de producción que enfrenta PDVSA que amenaza con agravar la crisis económica de Venezuela.