La policía de la India arrestó a una enfermera por intentar practicar un proceso de interrupción del embarazo a una mujer que murió en su casa ubicada en el sur del país, informó un funcionario el miércoles.

La mujer, de 28 años, tenía tres hijas y había acudido el lunes a un hospital privado en la localidad de Usilampatti, en el estado sureño de Tamil Nadu, pero los médicos se rehusaron a realizarle el procedimiento porque tenía siete meses de embarazo, dijo S. Natrajan, administrador distrital.

Sin embargo, una enfermera del hospital se ofreció a efectuar el aborto en la casa de la mujer, donde murió al poco tiempo, señaló el agente de la policía Madasamy, quien utiliza un solo nombre.

La policía abrió una investigación sobre si la víctima decidió interrumpir su embarazo luego de que se enteró _mediante una prueba ilegal para determinar el sexo_ que tendría una niña, según el periódico The Hindu.

El infanticidio femenino es un negocio lucrativo que prospera de forma clandestina en la India. La mayoría de los padres del país, sobre todo los de bajos recursos, prefieren tener un hijo porque el nacimiento de una niña implica un enorme endeudamiento debido al pago que deberán hacer como dote matrimonial.