La primera ministra Theresa May exhortó el miércoles a los líderes de la Unión Europea a comprometerse y respaldar su plan para el Brexit, previo a una reunión clave con los líderes del bloque en Salzburgo, Austria.

En una columna del diario alemán Die Welt, May dijo que Gran Bretaña “ha evolucionado en su postura” y argumentó que la UE tendrá que hacer lo mismo”.

A seis meses de que Gran Bretaña deje el bloque, permanecen grandes diferencias entre ambas partes. Sin embargo, May dijo que un acuerdo de divorcio está al alcance si ambos bandos demuestran “buena disposición y determinación”.

May argumenta que el Reino Unido y la UE se enfrentan a la opción entre su propuesta, que mantendría a Gran Bretaña alineada con el reglamento de la UE a cambio de un constante intercambio de bienes, y un Brexit económicamente conflictivo en el que Gran Bretaña sale del bloque sin acuerdo.

Sin embargo, la UE tiene sus reservas en cuanto al plan y ambas partes permanecen divididas sobre cómo asegurar que no haya una frontera dura entre Irlanda del Norte de la Gran Bretaña e Irlanda miembro de la UE.

El gobierno británico dice que su plan de último recurso podría mantener de forma efectiva a Irlanda del Norte en unión aduanera con la UE después de que el resto del Reino Unido se salga, lo que crearía una frontera en el mar de Irlanda.

"Ningún bando puede exigir lo inaceptable al otro, como un límite aduanero externo entre diferentes partes del Reino Unido”, escribió May en Die Weit.

El principal negociador de la UE, Michel Barnier, dijo el martes que la UE está lista para adaptar su propuesta en la frontera irlandesa para “desdramatizar” el tema.

Agregó que la UE no propone una frontera, ni por mar ni por tierra.

Los miembros del Partido Conservador de May a favor del Brexit también se oponen a la propuesta de la premier ya que mantendría a Gran Bretaña atada al bloque, sin poder de decisión sobre sus normas e incapaces de lograr nuevos acuerdos comerciales alrededor del mundo.

___

Jill Lawless y Gregory Katz en Londres y Frank Jordans en Berlín contribuyeron a este despacho.