Venezuela apunta a tener con China, uno de sus principales aliados internacionales, una relación más estrecha con nuevas inversiones y un agresivo plan para casi duplicar las exportaciones petroleras.

Ante la compleja crisis en la que está sumida Venezuela, que ha golpeado principalmente su industria petrolera, y las dificultades que enfrenta el gobierno de Maduro para obtener nuevos financiamientos, la posibilidad de que se pueda levantar las exportaciones hacia China resulta remota, según reconocieron analistas.

Sin embargo, Maduro anunció el martes en conferencia de prensa que durante la visita que realizó la semana pasada a Beijing se acordó con China un financiamiento en petróleo para ampliar las exportaciones al gigante asiático a un millón de barriles. Aunque no precisó cuándo se alcanzará esa meta, dijo que el presidente ejecutivo de la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) arribará el martes a Venezuela para concretar el plan de aumento de las exportaciones de crudo.

Venezuela vende al gigante asiático unos 640.000 barriles por día.

El economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma local Econalítica, dijo a The Associated Press que es “poco probable” que Venezuela pueda alcanzar la meta de exportaciones a China debido a los problemas que afronta la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).

“Incrementar producción lo veo bastante limitado porque las empresas chinas por sí solas no tienen ni la responsabilidad ni el músculo ni el tamaño para apuntalar producción”, agregó.

La industria petrolera venezolana enfrenta una compleja situación por la caída de la producción, que ronda 1,2 millones de barriles diarios, y por algunas dificultades financieras que han afectado sus planes de inversión y los pagos a sus proveedores y acreedores.

Por otra parte, Maduro anunció sin dar detalles que ambos países acordaron realizar inversiones conjuntas por unos 5.000 millones de dólares en un plazo de un año.

Al respecto, Oliveros dijo que las nuevas inversiones no serán para financiamientos directos al gobierno, sino a “líneas de financiamiento a empresas chinas” que operan en Venezuela y que necesitan capital para mantener sus operaciones.

CNPC mantiene participación en las empresas mixtas Sinovensa, Petrourica y Petrozumano en las que PDVSA tiene mayoría accionaria.

En el marco de la visita de Maduro a Beijing se suscribieron memorandos de entendimiento para la venta a CNPC del 9,9% de las acciones de Sinovensa; evaluar la explotación del Bloque Ayacucho 6 de la faja petrolera del Orinoco, y para fortalecer la exploración y explotación de gas en Venezuela.

El gobernante consideró como un “acuerdo muy importante” la venta de acciones de Sinovensa, que le permitirán a CNPC alcanzar una participación de 49% en la empresa mixta, y precisó que la visita del ejecutivo de la corporación china permitirá avanzar en la definición de las inversiones en esa empresa.

Desde 2008 Venezuela y China crearon un fondo binacional para el financiamiento de proyectos. El gobierno venezolano ha recibido más de 50.000 millones de dólares a través de ese fondo que se cancelaron en parte con las exportaciones de crudo a China.

Algunos reportes de prensa han señalado que en los últimos dos años Venezuela comenzó a incumplir las cuotas de exportaciones petroleras y pagos a China debido a la crisis. Al preguntarle sobre esto, Maduro afirmó: “todo ese dinero se ha pagado con petróleo, y no ha generado ni deuda ni hipoteca”.

De acuerdo con estimaciones de Econalítica, Venezuela mantiene una deuda con China de unos 23.000 millones de dólares, para la que el gobierno de Maduro estaba negociado un periodo de gracia para alargar los plazos del pago del capital de la deuda.

La caída de la producción y los ingresos petroleros han afectado de manera dramática las finanzas del gobierno y ha complicado la crisis económica dominada por fuerte recesión, una severa escasez de bienes básicos, y una hiperinflación que según estimaciones del Fondo Monetario Internacional podría cerrar el año en un millón por ciento.

El mandatario activó en agosto un plan para enfrentar la compleja crisis económica y social que padece Venezuela que implicó una reconversión monetaria, un aumento del salario mínimo de más de 3.000%, un incremento del Impuesto al Valor Agregado y una unificación de la tasa de cambio que representó una fuerte devaluación.

________

Fabiola Sánchez está en Twitter como: https://twitter.com/fisanchezn