El nuevo embajador colombiano en Estados Unidos dijo el martes que se deben considerar todas las opciones para solucionar la crisis migratoria de Venezuela y no descartó la posibilidad de una intervención militar a la que se refirió el secretario general de la Organización de Estados Americanos.

Durante un evento organizado por el Centro para los Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, por sus siglas en inglés), el embajador Francisco Santos expresó que “ha habido voces sobre operaciones militares unilaterales. Creemos que tiene que haber una respuesta colectiva a esta crisis”.

“Creemos que todas las opciones deben ser consideradas y que el régimen de (el presidente venezolano Nicolás) Maduro debe ser presionado políticamente, económicamente y estratégicamente a todo nivel”, agregó Santos en inglés durante su primera aparición pública desde que la víspera presentara sus credenciales diplomáticas al presidente Donald Trump durante una ceremonia en la Casa Blanca.

Sin embargo, el mandatario colombiano Iván Duque se pronunció más tarde para aclarar que su gobierno no busca una intervención militar. “Mi línea no es belicista. Lo que nosotros lo que necesitamos es que todo el continente y toda la comunidad internacional vea a la magnitud de la crisis humanitaria y que se busquen soluciones”.

Durante el fin de semana el gobierno colombiano insistió en que quiere una solución pacífica a la crisis venezolana.

Santos calificó de “demasiado ingenuo” pensar que “una solución puede ocurrir sin un cambio de gobierno” y advirtió que la administración del presidente Iván Duque mantendrá una postura dura respecto de su vecino.

“Colombia ya no se hará la vista gorda a esta catástrofe y no seremos pasivos”, indicó.

La Organización de Naciones Unidas estima que al menos 2,5 millones de venezolanos han abandonado su país ante una escasez severa de alimentos y medicinas y una hiperinflación que pulveriza su poder adquisitivo.

Colombia no suscribió un comunicado de 11 países latinoamericanos reunidos en el llamado Grupo de Lima que expresaron su preocupación y rechazo ante cualquier curso de acción o declaración que implique una intervención militar en Venezuela.

La mayoría del Grupo de Lima había salido al paso del secretario general de la OEA Luis Almagro quien dijo el viernes durante una visita a la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta que “en cuanto a la intervención militar para derrocar a Nicolás Maduro, no debemos descartar ninguna opción”.

Después del comunicado de los 11 países, Almagro publicó un video en Twitter en el que aseguró haber sido víctima de una malinterpretación y negó haberse referido favorablemente a una agresión armada.

-------

El periodista de AP, César García, colaboró con este despacho desde Bogotá.

Luis Alonso Lugo está en Twitter como https://twitter.com/luisalonsolugo