El Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia celebró el viernes la liberación de seis personas por parte de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional.

El ELN liberó el miércoles a los rehenes, entre ellos cuatro uniformados, que había secuestrado en los primeros días de agosto.

“Celebramos la liberación de las seis personas que se encontraban en poder del ELN y esperamos una pronta reanudación de los diálogos entre este grupo armado y el gobierno, ya que éstos permitirán un mejor vivir para los colombianos”, dijo Alberto Brunori en un comunicado.

Agregó que espera que en el marco de las conversaciones “se llegue a un acuerdo sobre un cese del fuego que estamos seguros prevendrá muertes innecesarias y protegerá la vida de miles de personas”.

Desde el año pasado la guerrilla mantiene conversaciones de paz con el gobierno colombiano, aunque las partes nunca pudieron acordar un alto el fuego. El 14 de agosto, al asumir la presidencia, el mandatario Iván Duque señaló que se daría un tiempo de 30 días para evaluar las conversaciones.

Poco después de las liberaciones Duque reiteró al ELN la exigencia de que libere a todos los rehenes que tiene en su poder para retomar el diálogo. “El principio de una genuina voluntad de paz empieza con la liberación de todos los secuestrados”, dijo.

El mandatario también pidió que la guerrilla informe las condiciones en las que se encuentran los cautivos y enfatizó que el camino a la paz depende de la suspensión de las actividades criminales del grupo.

Desde fines de julio el ELN ha realizado varios atentados, especialmente contra militares y policías. Además, ha atacado la infraestructura petrolera en diferentes partes del país.

El ELN nació en 1965 como un proyecto político antiimperialista inspirado en la revolución cubana y tiene en sus filas a unos 1.500 combatientes, según cifras oficiales.