Un capo colombiano del narcotráfico que formó parte de un cártel que utilizaba aviones, lanchas rápidas y submarinos para traficar cocaína valuada en cientos de millones de dólares fue imputado el viernes de cargos federales de contrabando en un tribunal de Los Ángeles, dijeron los fiscales.

Víctor Hugo Cuéllar Silva es uno de casi cuatro docenas de acusados en relación con una extensa red de tráfico de cocaína desde Sudamérica hacia Estados Unidos a través de México.

La acusación formal hecha pública el jueves es única porque pasa por toda la cadena de distribución, desde la fuente donde se producía la cocaína en Colombia hasta los inversionistas en México, los coordinadores de transporte, las casas de almacenamiento de la droga y los distribuidores a gran escala en Estados Unidos, informaron los fiscales federales.

Cuéllar Silva, quien fue extraditado el jueves desde Colombia, era un alto miembro del cártel dirigido por el fugitivo mexicano Ángel Humberto Chávez Gastélum, quien es uno de los narcotraficantes más buscados del mundo, informaron los fiscales.

Chávez Gastélum y su hijo, Alonso Jaime Gastélum Salazar, también fueron acusados de dos cargos de homicidio. Una de las víctimas fue torturada y desmembrada, y el siniestro acto fue grabado en un video obtenido por los investigadores, agregaron los fiscales.

“Este cártel de drogas ha propagado la muerte y la miseria a lo largo de las Américas y otras partes del mundo, lo que hace que el caso sea uno de los más significativos del narcotráfico que se han llevado en este distrito”, dijo el fiscal federal Nick Hanna.

Durante la investigación de tres años, las autoridades incautaron más de 3.500 kilogramos (7.700 libras) de cocaína con un valor en calle de más de 500 millones de dólares.

Las confiscaciones incluían cocaína recuperada de un avión que fue derribado por el ejército venezolano y se estrelló en el Caribe, dijo el vicefiscal federal Benjamin Barron.

Otras drogas incautadas incluían casi 833 kilogramos (1.836 libras) de cocaína que flotaban en fardos frente a la costa de Tumaco, Colombia; más de 700 kilogramos (1.500 libras) de cocaína y más de 30 kilogramos (60 libras) de metanfetamina confiscada en una casa en la ciudad fronteriza de Tijuana, en México.

En la imputación se acusa a 47 personas como parte de la red. Siete fueron arrestadas en Estados Unidos el jueves, cuatro están detenidas en Tailandia y unas seis aguardan ser extraditadas desde Colombia. Las otras siguen prófugas.

Cuéllar Silva se declaró inocente y está detenido, dijo Barron. Un abogado que lo representa dijo que el acusado no haría comentarios.

De ser declarados culpables por los cargos, Cuéllar Silva y Chávez Gastélum podrían ser condenados a cadena perpetua, dijeron los fiscales.