Una camioneta SUV embistió el miércoles a una muchedumbre en una plaza pública del centro de China, matando al menos a nueve personas e hiriendo a más de 40, informó el gobierno municipal.

La policía arrestó al chofer de la camioneta roja que atropelló a los peatones en la plaza de la ciudad de Hendong, en la provincia de Hunan, de acuerdo con el gobierno. Unas 46 personas resultaron heridas, dijo la oficina de prensa del gobierno de Hengyang.

El diario de la juventud del gobernante Partido Comunista dijo que la policía estaba investigando el incidente. No hubo mención de terrorismo ni ningún otro motivo.

La policía identificó al conductor como Yang Zanyun, de 54 años y residente en el condado. El individuo había cumplido previamente sentencias por incendio intencional y agresión, dijo el periódico.

Nadie respondió a las llamadas a la oficina de seguridad pública del condado. Un funcionario que contestó el teléfono en la oficina del gobierno local se limitó a confirmar las muertes pero colgó inmediatamente.

China ha experimentado ataques violentos en lugares públicos durante años recientes, incluso bombas e incendios de autobuses y edificios, en ocasiones por personas tratando de saldar cuentas personales o contra la sociedad.

Ocasionalmente, los ataques son atribuidos a separatistas, aunque se han vuelto menos comunes. En 2013, un vehículo embistió a una muchedumbre delante de la Ciudad Prohibida de Beijing antes de chocar e incendiarse, en un ataque que mató a cinco personas, incluso los tres ocupantes del coche. La policía atribuyó ese ataque a separatistas musulmanes de la etnia uigur.