Doce personas son arrestadas durante protestas contra las deportaciones en la Casa Blanca

  • Fueron detenidos luego de tres advertencias de la policía.
  • Usualmente sólo son detenidos durante pocas horas.
  • Fue el tercer acto de desobediencia civil de la semana en la capital.

Una docena de inmigrantes y activistas fueron arrestados el jueves frente a la Casa Blanca tras protestar a favor de la suspensión de las deportaciones y reclamar una nueva ley de migración.

Lo hacemos a nombre de todos esos padres que pueden ser deportados El chileno Peter Uribe dijo a The Associated Press que decidió dejarse a arrestar junto a su esposa Marlene y su hija Nathaly como una manera de salir de las sombras, y en familia.

"Lo hacemos a nombre de todos esos padres que pueden ser deportados", dijo el albañil de 38 años residenciado hace 18 en Estados Unidos.

Otro de los arrestados fue el reverendo boricua Carmelo Santos y dijo que su mensaje es el fin de las deportaciones injustas y la reactivación del debate migratorio en el Congreso.

"Los principales perjudicados en todo esto son los niños estadounidenses cuyos padres son deportados, y hago esto por ellos".

Fueron detenidos por no acatar las tres advertencias de la policía para desalojar el área. Generalmente permanecen detenidos por pocas horas y reciben una citación para presentarse posteriormente ante un juez.

Centenares de personas marcharon desde el Congreso hasta la Casa Blanca y durante el recorrido mostraban pancartas en inglés y español alegóricas a las deportaciones.

El mexicano de 24 años René Tapia dijo a AP que decidió sumarse a la protesta para que el congreso y el presidente Barack Obama escuchen que muchas familias son separadas.

Queremos una oportunidad para demostrar que no somos delincuentes "Queremos una oportunidad para demostrar que no somos delincuentes sino gente de bien", dijo el albañil que se encuentra en proceso de deportación.

La protesta del jueves fue el tercer acto de desobediencia civil realizado esta semana en la capital estadounidense para pronunciarse en contra de las deportaciones.

Un total de 27 personas, incluyendo siete menores, fueron arrestadas la víspera en una protesta similar realizada cerca al Congreso.

La manifestación ocurrió ocho años después de que grandes concentraciones pacíficas salieran a las calles el Primero de Mayo de 2006 y 2007 para solicitar una reforma migratoria.

Numerosas naciones del mundo homenajean a la clase obrera el Primero de Mayo, pero en Estados Unidos se celebra el Día del Trabajo el primer lunes de cada septiembre.

En California los manifestantes exigen una reforma de inmigración y mejores salarios y condiciones laborales para los trabajadores.

Estudiantes, trabajadores, funcionarios y líderes religiosos marchaban el jueves en el centro de Los Ángeles. Se planean manifestaciones en San Francisco, San José y Oakland.

Detengan la violencia policiaca Los manifestantes están ofreciendo apoyo a la legislación que se encuentra estancada en la Cámara de Representantes, la cual reformaría leyes de inmigración y sacaría de las sombras a aproximadamente 11 millones de personas que están viviendo en Estados Unidos sin permiso.

El canal de televisión KTVU-TV reportó que antes de la marcha planeada en Oakland, manifestantes pintaron mensajes que decían "Detengan la violencia policiaca" y "Detengan la deportación". Hace dos años, una marcha en esa ciudad se volvió violenta, con la policía utilizando gas lacrimógeno y granadas para aturdir con la intención de dispersar a los manifestantes.

En Seattle, los manifestantes dijeron el jueves que marcharán por los derechos de los inmigrantes y de los trabajadores, incluida la campaña por un salario mínimo de 15 dólares por hora.

La policía dijo que da la bienvenida a la libertad de expresión, pero que está tomando precauciones debido a la violencia sufrida en las celebraciones del Primero de Mayo los dos años previos en el centro de Seattle.