Armas
Varias armas encima de una mesa. ARCHIVO

La senadora demócrata de California Dianne Feinstein anunció este jueves la presentación de una iniciativa de ley que restablece la Prohibición de Armas de Asalto que expiró en 2004.

Feinstein, quien es autora de la legislación original aprobada en 1994 y que estuvo en vigor durante una década, propuso además prohibir la manufactura de cargadores de armas de 10 balas.

"Juntos estamos introduciendo la legislación para evitar los tiroteos masivos que han devastado a familias y aterrorizado a las comunidades", señaló en rueda de prensa en la que puso en exhibición numerosas armas de asalto y rifles semiautomáticos.

La propuesta surge en respuesta a la masacre de niños en la escuela primaria Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, un incidente que conmovió a Estados Unidos y al mundo, y elevó el apoyo a mayores regulaciones.

Un sondeo CNN-Time muestra que el 55 por ciento de los estadunidenses apoya una mayor regulación para la posesión y la venta de armas. Pese a que el porcentaje representa a la mayoría de estadunidenses, la cifra es significativamente menor al 70 por ciento que se pronunciaba a favor de una mayor regulación para la venta y posesión de armas en 1993.

El 56 por ciento de los estadunidenses considera que las regulaciones actuales son demasiado laxas, aunque tan sólo un 23 por ciento expresó que la disponibilidad de armas era la razón principal de la violencia armada en Estados Unidos.

Pero a pesar del apoyo popular, analistas coinciden en que la aprobación de la legislación enfrenta una batalla cuesta arriba en el Congreso, debido a la oposición de la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Tampoco está claro el apoyo de legisladores republicanos y demócratas que representan a estados con una fuerte cultura de las armas.