El gobierno extiende este lunes las sanciones a una nueva lista de empresas y aliados de Putin

  • Estas medidas afectarán también a las exportaciones de productos de alta tecnología.
  • Obama explicó que con estas sanciones "no se trata de atacar a Putin", sino de presionar al presidente para que tome las medidas adecuadas.
  • Se anunciarán este lunes pero se aprobarán a lo largo de esta semana.

El presidente Barack Obama afirmó durante una rueda de prensa en Filipinas que su Gobierno anunciará este lunes nuevas sanciones contra empresas rusas y aliados del presidente de Rusia, Vladimir Putin.

"Vamos a extender las sanciones a una nueva lista de personas y empresas", aseguró Obama, quien dijo que estas medidas afectarán también a las "exportaciones de productos de alta tecnología".

Estas nuevas sanciones que anunciarán este lunes está previsto que Estados Unidos las apruebe a lo largo de esta semana junto con sus socios de la Unión Europea tienen como objetivo de recordar a Rusia que la crisis debe acabar.

No es un ataque directo a Putin

Obama explicó además que con estas sanciones "no se trata de atacar a Putin personalmente", sino simplemente presionar al presidente ruso para que tome las medidas adecuadas con respecto a Ucrania. "Se trata de presionar para que (Putin) haga lo que predica, en lugar de hablar sin hacer nada", aseveró.

El mandatario estadounidense apuntó asimismo que después de las sanciones ya impuestas por Estados Unidos y la UE, "Rusia nunca ha estado más aislada" y que su Gobierno ha conseguido "movilizar a la comunidad internacional para apoyar a Ucrania".

Este domingo, el diario The New York Times adelantaba que las nuevas sanciones quieren enviar un mensaje directo a Rusia: Obama sabe dónde tiene Putin el dinero y podría atacarle con sanciones a personas de su entorno, tal y como se ha confirmado este mismo lunes.

Acuerdos incumplidos por Rusia

Para EU, Moscú ha incumplido lo acordado en Ginebra y continúa apoyando a los milicianos enfrentados con Kiev Ucrania, Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea alcanzaron el día 17 en Ginebra un acuerdo que obliga, entre otras cosas, a desarmar a las milicias irregulares prorrusas y a desalojar las sedes oficiales.

Sin embargo, las milicias prorrusas insisten en que antes deben desarmarse los grupos ultranacionalistas del oeste, como el Sector de Derechas y el Maidán (corazón de las protestas en Kiev).

Según el presidente de Estados Unidos, Moscú ha incumplido lo acordado en Ginebra y continúa apoyando a los milicianos enfrentados con Kiev, lo que tendrá "consecuencias" en forma de sanciones.