´Alquería de Alcira´
´Alquería de Alcira´ (1903), de Sorolla Joaquín Sorolla y Bastida (1863-1923) - Meadows Museum, SMU, Dallas - Photo courtesy of Dr. Alan B. Coleman and Janet M. Coleman - Photo: Dimitris Skliris

Alquería de Alcira, de Joaquín Sorolla; Nieve y deshielo, de Darío de Regoyos; Alegoría, de Joaquim Mir; Segovia desde el camino de Perogordo, de Aureliano de Beruete, y Moulin Rouge, salida a los palcos, de Hermenegildo Anglada Camarasa, son las nuevas adquisiciones del estadounidense museo Meadows en Dallas (Texas), que tiene una de las mejores colecciones de arte español fuera de España.

Las cinco nuevas piezas compradas por la pìnacoteca —todas de pintores españoles de principios del siglo XX— amplían los fondos del centro, que pertenece a la Universidad Metodista Sureña (SMU) de Dallas y tiene en su catálogo obras del siglo X al XXI de pintores como Velázquez, Goya, Miró o Picasso.

El origen del museo, fundado por el magnate del petróleo Algur H. Meadows en 1965, está en los muchos viajes que el millonario realizó a España en los años cincuenta, en particular para visitar el Museo del Prado. Meadows, entusiasmado por el arte español, se propuso iniciar su propia colección y a su muerte, en 1978, el museo ya poseía una selección atractiva de trabajos. Ahora, el centro tiene un convenio de tres años con el Prado y disfruta de los préstamos del museo nacional español.

Un coleccionista californiano

Mediante "una compra y un regalo parcial", el Meadows ha adquirido las obras del californiano Alan B. Coleman, antiguo decano de la universidad, que junto a su mujer ha pasado 30 años construyendo una exquisita colección de pintura española de principios del siglo XX y ha prestado numerosos trabajos al museo.

El óleo de Sorolla revela un exuberante escenario campestre en torno al año 1903Las obras, fechadas entre 1903 y 1908 son un ejemplo de la producción artística española en un momento bullente del arte europeo, entre el impresionismo y el cubismo. El óleo de Hermenegildo Anglada Camarasa muestra la fascinación del pintor por el ambiente artístico parisino de principios de siglo con un interior del cabaret Moulin Rouge.

La pintura de Beruete ilustra la devoción del autor por el paisaje castellano. El óleo de Sorolla —con la luminosidad mediterránea que lo caracteriza— revela un exuberante escenario campestre en torno al año 1903 y da pie al museo para anunciar la futura exposición Sorolla y América, que se inaugurará en diciembre.