Las redes sociales estallaron el lunes con ironía, indignación y duros calificativos para el alcalde de una pequeña ciudad ecuatoriana que el fin de semana presuntamente suscribió una placa declarando ciudadano honorífico al presidente de Corea del Norte, Kim Jong Un, por su contribución a la paz mundial.

Además, el alcalde Ramsés Torres de la ciudad de Guaranda, a 165 kilómetros al suroeste de Quito, quiere hacer lo mismo con el presidente estadounidense Donald Trump, y con el de Corea del Sur, Moon Jae-In, para lo cual asistirá a las embajadas de esos países a entregar placas similares.

En su cuenta de Twitter, Torres justificó el lunes lo ocurrido aduciendo que “debemos contribuir a construir la paz mundial, nuestro reconocimiento a todos aquellos seres humanos que la posibilitan en favor de la humanidad”.

Sin embargo, horas después pareció deslindarse en la que fue su primera reacción verbal tras el anuncio de la placa: declaró a radio Sonorama que los medios de comunicación y las redes sociales han tergiversado la situación, y adujo que se debía a eventuales excesos de funcionarios de la alcaldía.

Se hará “la investigación necesaria y en atención a cualquier acción del funcionario que haya estado involucrado en este hecho”, afirmó.

La declaración honorífica quedó registrada para la posteridad en video y en una placa entregada al embajador norcoreano en Ecuador, Hyon Chol, por una funcionaria de la alcaldía.

La placa, entre otras cosas, señala que otorga “el título de ciudadano honorario a tan insigne personalidad de Corea en reconocimiento de admiración y hermandad con el pueblo coreano y su revolución... en testimonio de hospitalidad de aprecio de Guaranda que aspira continuar estrechando lazos”.

Las redes sociales estallaron con mensajes irónicos del estilo de “Kim Jong-Un llamó de emergencia a su consejo de gobierno para ubicar dónde queda Guaranda”, o que Trump tiene como prioridad en su agenda ir personalmente a recoger su placa a esa ciudad. Sin embargo, la mayor parte de los usuarios se expresaron con dureza e indignación, aduciendo las reiteradas y recientes amenazas nucleares del líder norcoreano.

La AP intentó contactar a Torres y al municipio, pero no obtuvo respuesta.

Una de las primeras voces de rechazo provino de Galo Vásconez del Salto, dirigente de la Cámara de Turismo de esa ciudad, quien dijo que tal declaración se ha dado “en forma personal y no representa el pensamiento ni sentimiento de los guarandeños”, al tiempo de añadir que “esa persona (Kim Jong Un) no puede ser calificado como defensor de la paz”.

Guaranda es conocida en Ecuador por su desenfrenado festejo del carnaval en el que privan los excesos en el consumo de comida y licor, al igual que los baños de agua fría a propios y extraños.