Las autoridades peruanas informaron el viernes que desde el sábado 25 de agosto solicitarán pasaportes a los venezolanos que quieran ingresar al país en consonancia con una medida similar adoptada en la víspera por Ecuador.

La decisión se conoció luego que hace seis días las autoridades fronterizas peruanas registraran el ingreso de 5.196 venezolanos, el pico más alto en la historia de la migración a Perú.

El ministro del Interior, Mauro Medina, dijo en conferencia de prensa que la decisión busca que los migrantes venezolanos que están en territorio ecuatoriano y buscan llegar a Perú tengan “todas las facilidades porque les estamos brindando un plazo de ocho días”.

Eduardo Sevilla, jefe de la agencia migratoria peruana, añadió que hasta 25.000 venezolanos que se encuentran en Ecuador “están en dirección hacia el sur para el Perú y probablemente a Chile o Argentina”. Dijo que ese grupo podrá ingresar sin la necesidad del pasaporte hasta las cero horas del sábado 25.

La decisión endurece la política migratoria amigable que Perú mostró a los venezolanos desde 2016, cuando les otorgó facilidades para legalizar su situación. Esto restringiría el acceso al país porque obtener un pasaporte en Venezuela es difícil --es un trámite complicado que puede tomar varios meses--, pero Medina a la vez matizó la medida porque recordó que 80% de venezolanos ingresa a Perú usando su pasaporte. Según precisó, sólo existe un 20% que presenta su cédula de identidad, un documento poco confiable porque se han encontrado casos de falsificaciones.

El anuncio ocurre luego de que hace poco la policía capturó a algunas organizaciones delictivas compuestas por venezolanos, una de las cuales pretendía asaltar agencias bancarias y fue atrapada con pistolas y granadas. Medina dijo que “la gente de mal vivir” venezolana era minoría y que la mayoría son “gente decente”.

El director de migraciones de Colombia, Christian Kruger, advirtió el viernes que es improbable que el nuevo requisito de pasaporte de Ecuador detenga la oleada de migrantes que huyen de Venezuela y que sólo crearía una mayor población de llegadas ilegales.

También dijo que temen se genere un cuello de botella en el puente Rumichaca, donde unos 3.000 venezolanos cruzan por día a Ecuador. El puente es el punto central de salida para los venezolanos que esperan llegar a otras naciones de América del Sur después de hacer largas caminatas por tierra a través de Colombia.

"Nos preocupa inmensamente las consecuencias que se pueden presentar", dijo Kruger. "Va a generar un impacto fuerte en estos puntos", añadió.

Kruger pidió a Ecuador y otros países que reciben a venezolanos unirse para enfrentar la crisis con medidas de sentido común. "El hecho de solicitar pasaporte no va a parar la migración porque es una migración no saliendo de su país por gusto sino por necesidad. Va a generar una irregularidad migratoria", dijo el colombiano.

De acuerdo con los últimos datos de la agencia migratoria peruana, alrededor de 400.000 venezolanos han llegado a Perú durante los últimos 12 meses. De ese grupo unos 240.000 aún no han gestionado su permiso temporal de permanencia.

La ONU indicó durante la semana que desde 2014 unos 2,3 millones de venezolanos salieron de su país a consecuencia de la crisis económica.

__

La periodista de la AP Christine Armario colaboró con este despacho desde Bogotá.