La policía israelí interroga de nuevo al primer ministro Benjamin Netanyahu como parte de sus investigaciones de las acusaciones por corrupción.

Dos vehículos de la policía llegaron el viernes a la residencia de Netanyahu mientras un grupo de manifestantes ubicados en la entrada de la propiedad ondeaba una enorme pancarta que leía “ministro criminal” y lanzaba consignas exigiendo justicia.

Varios medios reportaron que Netanyahu será interrogado con respecto a un caso de corrupción que involucra al gigante de las telecomunicaciones de Israel.

La policía se negó a ofrecer comentarios de momento.

Dos confidentes del primer ministro han sido arrestados bajo sospecha de promover normas valuadas en cientos de millones de dólares a la compañía de telecomunicaciones Bezeq. A cambio, el sitio de noticias filial de Bezeq, Walla, presuntamente ofreció cobertura positiva sobre Netanyahu. Los confidentes se han convertido en testigos en el caso.