Un eterno candidato en Vermont aseguró la nominación republicana para al menos cinco cargos públicos, incluyendo el de representante federal, una estrategia que le permite preservar las vacantes para otros prospectos del Partido Republicano en un estado de tendencia demócrata.

En las elecciones primarias del 14 de agosto, H. Brooke Paige, un jubilado a medias que fue dueño de puestos de periódicos, obtuvo la nominación del partido para ser candidato a la Cámara de Representantes, a tesorero estatal, secretario de estado, auditor de cuentas y fiscal general. De acuerdo con resultados electorales no oficiales, también obtuvo el visto bueno del Partido Republicano para contender para el Senado federal, pero The Associated Press supo que la contienda estaba demasiado cerrada como para definir a un ganador.

Paige dijo el jueves que la estrategia es “para preservar las posiciones para el Partido Republicano y evitar que los demócratas se agolpen y se lleven la oportunidad”.

La ley electoral en Vermont permite que los candidatos queden inscritos en las boletas con un partido o más, dijo Eric Davis, profesor emérito de ciencias políticas en el Middlebury College.

Paige “quiere descartar la posibilidad de que cualquier demócrata obtenga suficientes votos en la boleta republicana para tener también la nominación republicana”, como ya lo hizo alguna vez el representante demócrata Peter Welch, dijo Davis.

A diferencia de otros estados, en Vermont no hay una ley que impida que los candidatos compitan por más de un cargo público, agregó el académico.

Si el partido encuentra otros candidatos, Paige puede retirarse de cualquier contienda 10 días después de las primarias, de acuerdo con la secretaría de estado. Entonces el partido tiene siete días para nominar a otro aspirante.

El Partido Republicano estatal informó que Paige buscó estar en las boletas y el partido ahora está trabajando para llenar varias de las vacantes.