La Corte Suprema de California facilitó el jueves que algunos niños inmigrantes que sufrieron abandono o maltrato de uno de sus padres puedan solicitar visa de Estados Unidos para evitar ser deportados.

Defensores de los migrantes creen que el fallo podría ayudar a miles de menores de edad.

Los magistrados fallaron unánimemente el jueves que los jueces estatales no pueden exigir que los niños hagan que un padre que vive en el extranjero se presente ante la corte como parte de su proceso de solicitud de visa. Los defensores de los inmigrantes han advertido que dicho requisito prácticamente imposibilita que los niños eviten la deportación. Eso es porque los tribunales en California no tienen autoridad sobre un ciudadano extranjero y el padre posiblemente no quiera tener nada que ver con un niño que está denunciando abusos, y podría negarse a participar en un proceso en Estados Unidos, dijeron grupos activistas en documentos presentados ante la corte.

El fallo anuló una decisión de una corte de menor instancia. La Corte Suprema de California dijo que era suficiente notificar adecuadamente al padre ausente sobre el proceso en la corte, pero que el progenitor no tiene que formar parte del caso.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, dijo en documentos oficiales que el caso tenía implicaciones para una “porción sustancial” de los miles de niños que han huido a Estados Unidos desde Centroamérica y México, y se han establecido en California. Kristen Jackson, una de las abogadas de los demandantes en el caso, calculó que el fallo podría afectar a miles de niños.

El fallo deriva del caso de una niña _identificada en documentos como Bianka M._ que huyó de Honduras a los 10 años y llegó a Estados Unidos sola en 2013. La madre de Bianka estaba en territorio estadounidense y la niña buscó una orden de una corte estatal que le otorgara a la madre la custodia total. Ella también le pidió a un juez de una corte estatal que declarara que no podía reunirse con su padre porque él la abandonó y que regresar a Honduras no era lo que mejor representaba sus intereses.

La menor también pidió una visa especial que podría encaminarla a recibir la residencia permanente (green card). Sin embargo, un tribunal en el condado Los Ángeles dijo que necesitaba verificar que el hombre que Bianka decía que era su padre, lo fuera realmente. La corte también manifestó preocupación de que entregar la custodia a la madre de Bianka sin que su papá se involucrara podría violar el derecho del padre a determinar cómo iba a ser educada la niña y lo expondría a verse obligado a dar manutención infantil.

La madre de Bianka atestiguó que el hombre la abandonó cuando ella estaba embarazada de la pequeña y que él preferiría ver muerta a la niña antes que tener que mantenerla, de acuerdo con documentos judiciales. Los abogados de Bianka hicieron notar que las cortes en California no tienen autoridad sobre “residentes extranjeros no dispuestos a cooperar”, por lo que ella tendría que convencer al hombre para que atestiguara que él era el padre.

“En su caso y muchos más, las cortes de lo familiar de California están colocando barreras infranqueables a estos niños”, dijo Jackson, abogada del despacho Public Counsel. “Estamos emocionados de que la Corte Suprema de California se haya asegurado de que los niños migrantes vulnerables en California tengan acceso a la protección que necesitan”.