A principios de 1967, cuando ya era una veterana en la industria de la música pero tenía solo algunos éxitos menores para demostrarlo, Aretha Franklin grabó "Respect" y finalmente saltó al estrellato.

La canción fue lanzada como un sencillo y fue el tema principal de su exitoso álbum "I Never Loved a Man the Way I Love You", su primero con Atlantic Records. El productor Jerry Wexler la alentó a abrazar sus raíces de soul y góspel y juntos encontraron el sonido que dio a luz "Respect". La canción había tenido un éxito moderado en la voz de Otis Redding, quien la escribió y grabó primero. Franklin le cambió el sexo, deletreo R-E-S-P-E-C-T en le letra, y agregó la línea "sock it to me" que repiten las coristas. El resultado fue una pieza que definió su carrera y le mereció a Franklin dos Grammy, se convirtió en un himno para las mujeres y rápidamente ingresó al panteón del cancionero estadounidense.

La carrera de Franklin volvió a recibir un impulso improbable en 1980 de John Belushi y Dan Aykroyd cuando apareció y cantó su clásico "Think" en su película "The Blues Brothers". Franklin interpretó a una mesera cansada que cantaba el tema como una advertencia a su novio cocinero, quien quería unirse a la banda Blues Brothers e irse de gira. Las meseras, los clientes, Belushi y Aykroyd sirvieron como coristas y bailarines en la escena, que presentó a Franklin a una nueva generación.

Franklin se convirtió en la primera mujer incorporada al Salón de la Fama del Rock and Roll en 1987. Fue honrada el mismo año que Marvin Gaye, Bo Diddley, B.B. King y el productor esencial de Franklin, Wexler. La ceremonia, sin embargo, fue un asunto de hombres: Franklin no se presentó y Keith Richards pronunció el discurso de su incorporación. El hermano de Franklin, Cecil, un ministro, aceptó el honor en su nombre e hizo un bailecito de victoria improvisado con Richards.

George W. Bush le dio a Franklin la Medalla Presidencial de la Libertad en una ceremonia en la Casa Blanca en el 2005. El máximo honor civil de la nación honra a quienes han hecho contribuciones especialmente meritorias a la seguridad o el interés nacional de Estados Unidos, la paz mundial, la cultura u otros esfuerzos públicos o privados. Bush dijo entonces que Franklin "revolucionó la música estadounidense" y "ha cautivado a escuchas desde que salía de gira con la revista góspel de su padre en los 50. Es una de las artistas de la música más grandes de nuestra nación y ha capturado los corazones de millones de estadounidenses".

Franklin cantó el himno "My Country, 'Tis of Thee" en la primera investidura del presidente Barack Obama. La celebración de la elección del primer mandatario negro de la nación fue quizás el pináculo en la larga tradición de Franklin de cantar en grandes momentos ceremoniales de Estados Unidos. Cantó en la toma de posesión de Jimmy Carter, en las festividades en torno a la investidura de Bill Clinton, y en los funerales del reverendo Martin Luther King Jr. y Rosa Parks. Durante la investidura de Obama, Franklin se presentó ese frío día de enero con un abrigo de invierno y un sombrero con un enorme lazo gris que desató un río de chistes y comentarios en redes sociales. Le dio al usualmente estoico "My Country 'Tis of Thee" un estilo soul y pop, estirando y mejorando la línea final, "let freedom ring" (que resuene la libertad).