Estados Unidos creará una comisión especial para coordinar la política hacia Irán a medida que el gobierno de Donald Trump se empeña en forzar cambios en la conducta de la República Islámica después de abandonar el tratado nuclear.

El secretario de Estado Mike Pompeo anunciará la creación del grupo en las próximas horas. Fuentes oficiales dijeron que será encabezado por Brian Hook, el actual director de planificación del departamento. Hook encabezó los intentos, finalmente infructíferos del gobierno de negociar cambios en el tratado con los aliados europeos hasta que el presidente decidió rechazarlo en mayo.

Desde entonces, el gobierno ha vuelto a imponer sanciones flexibilizadas bajo el acuerdo y ha incrementado las presiones sobre Irán para que desista de lo que llama sus “actividades malignas” en la región. Además de los programas nuclear y misilístico, el gobierno critica a Irán por su apoyo al presidente sirio Bashar Assad, los rebeldes chiítas en Yemen y los grupos antiisraelíes. Últimamente ha escalado las críticas a Teherán por violaciones de los derechos humanos y trata que otros países reduzcan sus importaciones de petróleo iraní.

El gobierno ha advertido a los compradores de petróleo iraní que sufrirán sanciones estadounidenses en noviembre si no reducen significativamente sus importaciones con miras a eliminarlas totalmente. Ha dicho a empresas y gobiernos europeos que pueden ser sancionados si violan, ignoran o tratan de subvertir las sanciones estadounidenses.