Demandan a FedEx por el accidente en el que murieron diez personas en California

  • En la querella se alega que la compañía tiene un historial de problemas en las llantas de sus vehículos.
  • Fallecieron 10 personas, incluyendo cinco estudiantes del área de Los Ángeles, chaperones y los conductores de ambos vehículos.
  • Por su parte, FedEx se mantiene enfocada en "proveer apoyo a los afectados" y que "está cooperando" con la investigación".
Camiones repartidores de la empresa de mensajería, en Anchorage, Alaska.
Camiones repartidores de la empresa de mensajería, en Anchorage, Alaska.
SIR MILDRED PIERCE / WIKIPEDIA

La madre de una de las estudiantes que falleció en el choque de un autobús con un camión de FedEx en el norte de California presentó este martes una demanda contra la empresa de envíos.

Al parecer, los caminones de FedEx tienen un historial de prenderse en llamas La querella presentada por Rosa Rivera, madre de Jennifer Bonilla, alega que la compañía tiene un historial de problemas en las llantas de sus vehículos.

En la colisión ocurrida el 10 de abril cerca del poblado de Orland fallecieron 10 personas, incluyendo cinco estudiantes del área de Los Ángeles, chaperones y los conductores de ambos vehículos.

La demanda también incluye al chofer de FedEx, Timothy Evans, y Silverado Stages, de la firma dueña del autobús accidentado que se dirigía a la Universidad Estatal Humboldt.

"Cooperando en la investigación"

FedEx emitió un comunicado ofreciendo sus condolencias a "todos los afectados en este trágico accidente" y dijo que se mantiene enfocada en "proveer apoyo a los afectados" y que "está cooperando" con la investigación".

También alega que el camión de FedEx ya estaba en llamas, como han reportado algunos testigos, antes de cruzar el divisor central e impactar de frente con el autobús.

Indica además que los camiones de FedEx tienen un historial de prenderse en llamas debido a problemas mecánicos, errores de los conductores o almacenamientos inadecuados de carga.

La querella también indica que los autobuses de Silverado no están equipados con puertas de salida adecuadas que habrían permitido a los pasajeros espacar luego del choque.