El vicegobernador de una provincia en China y el alcalde de una ciudad importante fueron despedidos el jueves, en un intento del Partido Comunista gobernante en el poder para disipar la indignación pública frente a las denuncias de fabricación de vacunas deficientes por un importante laboratorio.

El vicegobernador y el alcalde figuraron entre cuatro funcionarios despedidos después de una reunión del Comité Permanente del partido encabezada por el presidente del país, Xi Jinping. El Comité Permanente ordenó la investigación penal de un quinto funcionario relacionado con medicamentos a nivel nacional.

Las revelaciones en julio de que el laboratorio Changsheng Life Sciences Ltd. de Changchun falsificó archivos de producción de vacunas antirrábicas se sumaron a una cadena de escándalos políticamente perjudiciales relacionados con fallecimientos y problemas de salud causados por medicamentos, alimentos y otros productos falsos o deficientes.

La indignación pública se exacerbó debido a los trascendidos de que las autoridades habían detectado el año pasado la posible falta de ética de la compañía sin adoptar medidas inmediatas.

Los funcionarios despedidos el jueves fueron un vicegobernador de la provincia de Jilin, donde se encuentra el laboratorio; el vicepresidente de un organismo asesor del gobierno y vicegobernador de 2015 a 2017; el alcalde de Changchun, la ciudad donde la empresa tiene su sede; y el secretario de partido y el subdirector de la autoridad nacional que regula los medicamentos. El partido ordenó una investigación de un exsubdirector de la agencia de medicamentos.

La policía anunció antes la detención del director general y 14 directivos de Changsheng Life Sciences.

Las autoridades decomisaron vacunas y suspendieron la producción en la planta de la compañía. Anunciaron que solicitarán la devolución de los productos exportados aunque sin dar detalles de los lugares a los que se enviaron.

El gobernante número dos del país, el primer ministro Li Keqiang, ordenó una investigación a nivel nacional del sector fabricante de vacunas en China después de las denuncias.

Revelaciones posteriores mostraron que la compañía había mezclado fluido caduco en las vacunas desde abril de 2014.

El gobierno creó un panel de expertos que revisará la seguridad de las vacunas en la industria farmacéutica china, cuya actividad alcanza los 122.000 millones de dólares al año.