Estados Unidos y China reanudaron las conversaciones comerciales, generando esperanzas de hallar una solución en la creciente disputa entre las dos economías más grandes del mundo.

El consejero económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, le dijo a la prensa el jueves que el equipo de Estados Unidos será dirigido por David Malpass, subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro. Previo a eso, China había anunciado que enviaría una delegación liderada por un viceministro de comercio.

Esta reunión será la primera entre altos funcionarios de ambos países desde que las conversaciones en Beijing del 3 de junio terminaran sin acuerdo. Estados Unidos ya ha impuesto aranceles a productos chinos por un valor de 34.000 millones de dólares y China tomó represalias. El presidente Donald Trump prepara aranceles adicionales a otros 216.000 millones de dólares en bienes y Beijing ya prometió responder con sus propias sanciones comerciales.

“En realidad no nos hemos sentado con ellos en un buen rato a ningún nivel. Así que quién sabe. Pero será algo bueno”, dijo Kudlow, director del Consejo Económico Nacional.

Los inversionistas han expresado alivio ante la idea de un cese al fuego en la guerra comercial que ha escalado durante meses.

“Es mejor hablar que no hablar, sobre todo en una disputa que no muestra señales de aflojar y en donde la confianza mutua es tan baja”, dijo Wendy Cutler, antigua negociadora comercial de Estados Unidos quien es vicepresidente del Instituto de Política de Sociedad de Asia.

Pero advirtió, que “no deberíamos esperar avances de esta reunión y tener pocas expectativas. Si mucho, ambas partes acordarán una próxima cita a un mayor nivel y comenzarán a explorar posibles salidas en esta creciente disputa”.

Ambos países pelean por la agresiva campaña de China para desafiar el dominio tecnológico de Estados Unidos, que a su vez acusa a Beijing de usar prácticas predatorias, desde el robo de tecnología hasta obligar a las compañías a entregar su tecnología a cambio de ser admitidas al mercado chino.