Los estadounidenses compraron a un ritmo considerable en julio, adquiriendo más vehículos, ropa y electrodomésticos, evidencia de que los consumidores están estimulando el crecimiento de la economía.

Las ventas minoristas subieron a una tasa anual de 0,5% en julio, luego de un aumento de 0,2% el mes previo, dijo el miércoles el Departamento de Comercio. El aumento de junio, no obstante, fue reducido de un estimado previo de 0,5%.

Los consumidores parecen estar optimistas y en un estado financiero saludable en general. La tasa de desempleo está en su nivel más bajo en 18 años. Y el crecimiento económico, al igual que las contrataciones, se ha acelerado. Como promedio, los estadounidenses están ahorrando más, lo que pudiera alentar futuros gastos.

Las ventas subieron el mes pasado en los concesionarios de autos y las tiendas de abarrotes, y se dispararon en las de ropa. Los estadounidenses además aumentaron sus gastos en restaurantes y bares a una tasa de 1,3% respecto a junio. Las ventas en estaciones de gasolina aumentaron a una tasa anual de 0,8% respecto al mes previo.

Eso fortalece la noción de que muchos estadounidenses sienten que tienen suficiente dinero para gastos no esenciales.

Las tiendas por departamentos, que han sufrido caídas de ventas y bancarrotas en gran parte de los últimos dos años, reportaron ganancias sorpresivamente altas en sus ventas: 1,2%. Macy’s dijo el miércoles que las ventas en tiendas que han estado abiertas por al menos un año subieron inesperadamente en el trimestre que concluyó el 4 de agosto, su tercera ganancia trimestral.