Un juez federal estadounidense falló que una compañía en Nueva Jersey sí puede aplicar sus pruebas antidrogas a un empleado a pesar de que él ha sido autorizado a usar marihuana medicinal.

Daniel Cotto había presentado una demanda contra Ardah Glass el año pasado. Cotto era un operador de montacargas en la compañía por seis años, hasta que fue despedido en agosto del 2017.

Cotto dijo que les había informado a los funcionarios de la compañía cuando fue contratado que él usaba marihuana medicinal para dolores dejados por una lesión en el 2007. Dijo en la demanda que tras herirse en el trabajo en noviembre del 2016 la compañía no le dejó regresar al trabajo a menos que se sometiese a análisis de orina y aliento.

La compañía argumentó que la ley de marihuana medicinal del estado no requería que los empleadores hiciesen excepciones de sus exámenes de drogas para sustancias que son ilegales bajo las leyes federales.