Disidente cubano dice que fue liberado y continúa acusado

El líder de una de las organizaciones disidentes más importantes de Cuba dijo el miércoles que fue liberado tras pasar 12 días detenido e incomunicado, aunque aún enfrenta acusaciones de intento de...

El líder de una de las organizaciones disidentes más importantes de Cuba dijo el miércoles que fue liberado tras pasar 12 días detenido e incomunicado, aunque aún enfrenta acusaciones de intento de asesinato a un funcionario de seguridad.

“Hay un cambio de prisión condicional a libertad inmediata, pero el proceso en mi contra continúa”, expresó José Daniel Ferrer García, líder del grupo opositor Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), quien efectuó sus declaraciones pocos minutos después de su liberación a través de una comunicación telefónica con una conferencia de prensa que había sido convocada en Miami por varios grupos disidentes para denunciar su detención.

Ferrer dijo que también fue liberado su compañero Ebert Hidalgo Cruz, con quien fue arrestado el 3 de agosto luego de un accidente automovilístico que involucró a un funcionario vestido de civil.

A poco de trascender la liberación de Ferrer e Hidalgo, la organización opositora Directorio Democrático Cubano denunció que otro líder de la oposición de la isla “fue arrestado arbitrariamente”.

De acuerdo con el Directorio, las autoridades de Cuba detuvieron el miércoles en la mañana a Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, secretario del Frente Nacional de la Resistencia Cívica Orlando Zapata Tamayo. La detención fue después de acudir a una cita ante las autoridades de inmigración junto a su esposa, Magaly Rivaflecha, y una hija, dijo el Directorio tras demandar la libertad “incondicional” de García Pérez.

No fue posible confirmar de manera independiente y de inmediato la información.

El gobierno cubano no ha emitido ninguna declaración sobre los casos, pero rutinariamente describe a los disidentes como “mercenarios” financiados por el exilio cubano-estadounidense y las autoridades de Estados Unidos para socavarlo.

La detención de Ferrer e Hidalgo había sido denunciada por organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y el Departamento de Estado estadounidense había expresado su preocupación.

Ferrer, uno de los 75 disidentes detenidos en un operativo de marzo de 2003 que recuperó su libertad en marzo de 2011, dijo que permaneció detenido en una dependencia policial de la ciudad de Santiago de Cuba, aislado e incomunicado. Expresó que el accidente vehicular fue “un montaje” y está acusado “de un falso delito”.

El funcionario de seguridad “se me metió delante, quiso detenerme y no me dio tiempo a parar”, dijo refiriéndose al accidente en el que nadie resultó con lesiones graves.

Como las acusaciones que enfrenta no fueron eliminadas, dijo que podría ser detenido nuevamente.