Las inundaciones súbitas causadas por las lluvias que se registraron durante la noche derrumbaron puentes, cubrieron vehículos, llenaron patios y caminos con escombro, y dejaron a decenas de personas atrapadas en sus casas en el norte de Nueva York, aunque sin que se reporten muertes hasta el momento.

Hacia la tarde ya se hacía el trabajo de recuperación, y las autoridades evaluaban la extensión de los daños.

Las peores inundaciones se registraron en la región de los lagos Finger de Nueva York, un área llena de turistas en esta época del año. Una mujer que dormía en su casa rodante quedó atrapada en su interior mientras el agua la arrastraba hacia uno de los lagos, pero fue rescatada, dijeron las autoridades.

Previo a eso, equipos de emergencia fueron enviados a ayudar a unas 50 personas atrapadas en sus casas por la crecida del agua, mientras que otras fueron desalojadas en lanchas en el lago Seneca, dijeron funcionarios de condado y el gobernador demócrata de Nueva York, Andrew Cuomo.

“Es increíble la devastación”, dijo Cuomo mientras visitaba algunas de las partes más afectadas la mañana del martes, unas horas después de que fuertes lluvias convirtieran a pequeños arroyos en ríos desbordados que devastaron la zona conocida por sus paisajes y bodegas vinícolas.

Cuomo declaró estado de emergencia en más de una decena de condados en la región Finger a lo largo de la frontera de Nueva York con Pensilvania.

Funcionarios del condado de Seneca declararon estado de emergencia en los pueblos de Covert, Lodi, Ovid y Romulus, a unos 240 kilómetros (150 millas) al oeste de Albany.

Las inundaciones de Nueva York sucedieron un día después de que fuertes lluvias provocaran inundaciones súbitas en el centro y oriente de Pensilvania.