La procuradora general de Panamá, Kenia Porcell, presentó el martes una denuncia ante una fiscalía auxiliar para que investigue la confesión que le hizo un magistrado de Corte Judicial en la que advierte que el juicio que se le sigue al expresidente Ricardo Martinelli por espionaje sería anulado por decisión del propio tribunal.

“Voy a narrarle los hechos al fiscal para que inicie la investigación pertinente”, dijo Purcell a periodistas en los predios de la sección de atención primaria del Ministerio Público.

La procuradora presentó la denuncia un día después de que su despacho divulgara un video en el que la funcionaria narra parte de una conversación que sostuvo en su oficina con Hernán De León, uno de los nueve togados que conforman la Corte Suprema de Justicia En ese video Purcell contó que De León le comunicó que el caso del expresidente Martinelli por espionaje estaba “enredado”.

“El caso RM (Ricardo Martinelli) se va a caer, lo vamos a anular, lo vamos a tumbar”, habría dicho De León quien es el presidente interino de la Corte Judicial, según narró la procuradora.

En la víspera la funcionaria también reveló que De León le contó que fue grabado y sugirió que el magistrado estaría siendo presionado por ello.

Por su parte, De León lamentó en un comunicado las declaraciones de Porcell y señaló que son una pequeña parte de una reunión privada que sostuvieron el 30 de julio dentro de un contexto de amistad profesional. Asimismo enfatizó que no ha recibido presiones de ningún tipo.

“La forma con que ha hecho referencia a lo conversado deja espacio a que intereses ajenos a la administración de justicia puedan tergiversar lo expuesto por su persona, y encontrar vías para desacreditar las decisiones que debemos emitir los jueces y juezas de nuestro país”, decía el comunicado del magistrado.

Por su parte, los abogados de Martinelli rechazaron las declaraciones de la fiscal señalando que afecta la administración de justicia y no guarda relación con la audiencia que se le sigue al exgobernante. Exigieron que el Órgano Judicial aclare la denuncia.

El expresidente Martinelli (2009-2014) fue detenido en Miami en junio de 2017 en base a una solicitud de extradición de las autoridades panameñas y un año después fue extraditado a Panamá desde Miami para ser juzgado por espionaje telefónico. Desde su llegada al país ha permanecido preso y en varias ocasiones ha sido llevado por urgencias de salud a recibir tratamiento en el hospital.

Se tiene programado que el juicio a Martinelli se reanude el 23 de agosto, cuando se reintegraría el magistrado a su cargo tras 15 días de vacaciones.