El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria continuará administrando las pensiones de los bolivianos a pesar del arbitraje que le ha iniciado al país ante el tribunal arbitral del Banco Mundial por el traspaso del manejo de las rentas de jubilación, informó el martes el gobierno de Bolivia.

El banco español -que ha administrado el fondo de pensiones por unos 20 años- inició en agosto un proceso de arbitraje a la nación andina ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) después de que el país nacionalizó la administración de las pensiones que son llevadas por el banco español y por el grupo suizo Zúrich.

El ministro de Economía Mario Guillen dijo en conferencia de prensa que se rechazó el pedido del banco ya que las autoridades consideran que el monto es excesivo, pero no dio más detalles.

La autoridad explicó que la transmisión de información y el funcionamiento de la administración de las pensiones continúan con normalidad a pesar del arbitraje.

El banco español indicó que en diversas ocasiones dio a conocer su voluntad de negociar con el gobierno de Bolivia para un traspaso fluido y ordenado con la Gestora de Pensiones estatal.

El traspaso de la administración de las pensiones al Estado es parte de la política del presidente Evo Morales de nacionalizar empresas que alguna vez fueron de administración estatal como los hidrocarburos y las telecomunicaciones, entre otras.

En el caso de las administradoras de pensiones el proceso inició en 2010 pero recién en 2015 se oficializó la creación de la Gestora de Pensiones. Pero según el banco español Bolivia no ha cumplido el plazo prometido para asumir la gestión en 2017 y en su lugar retrasó esa fecha hasta marzo de 2019.

De acuerdo con los datos publicados a mayo en la página de la Autoridad de Fiscalización en Pensiones y Seguros, el banco español y el suizo manejan las pensiones de más de dos millones de personas.