Una juez estatal abrió la puerta el lunes a que los cinco acusados de abuso a menores en un remoto complejo en Nuevo México queden en libertad bajo fianza a la espera de juicio pese a que las autoridades sospechan que el grupo estaba entrenando a niños en el manejo de armas de fuego para una misión antigubernamental.

La juez Sarah Backus fijó una fianza de 20.000 dólares para cada uno de los acusados y ordenó que los dos hombres y las tres mujeres lleven dispositivos de rastreo en el tobillo, mantengan contacto semanal con sus abogados, no consuman alcohol y no tengan armas de fuego.

La policía allanó la propiedad _ un sórdido complejo residencial improvisado cerca de la frontera con el estado de Colorado _ hace más de una semana en respuesta a un reporte sobre la presencia de menores viviendo en la inmundicia, con hambre y peligros graves como un tanque de propano con fugas. Cinco adultos fueron detenidos y 11 niños quedaron bajo la custodia de autoridades estatales.

La fiscalía presentó evidencias de que Siraj Ibn Wahhaj proporcionó entrenamiento en el manejo de armas de fuego a algunos de los niños, incluyendo habilidades tácticas como “cargar con rapidez” y disparar en movimiento. Además de algunos rifles, pistolas y munición, la policía dijo que halló libros sobre la efectividad en combate y la construcción de rifles de asalto no rastreables.

Los abogados de la defensa alegaron que la fiscalía describió injustamente a sus clientes como insurgentes armados y que las armas halladas en la propiedad pueden comprarse en tiendas. Además apuntaron que no se mostraron agresivos cuando las autoridades catearon la finca en base a varias órdenes judiciales este mes.

A pesar de los términos de la liberación, es probable que Siraj Ibn Wahhaj siga en prisión por una orden de detención en su contra dictada previamente en Georgia por el supuesto secuestrado a su propio hijo, Abdul-ghani, en diciembre y su fuga a Nuevo México. Los otros cuatro _ Jany Leveille, Lucas Morton, Subhannah Wahhaj y Hujrah Wahhaj _ podrían quedar bajo arresto domiciliario a partir del martes.

Familiares dijeron que los restos de un niño encontrados en el complejo la semana pasada pertenecían a un hijo discapacitado de Wahhaj, aunque los forenses estatales aún no identificaron el cuerpo de forma concluyente.