Los rescatistas recuperaron los cuerpos de cinco trabajadores desaparecidos en una mina de Pakistán que se derrumbó tras una explosión de metano esta semana, dijo el martes un funcionario paquistaní.

Esto eleva a 13 el número total de fallecidos en la tragedia.

Pese a la operación de rescate en la mina de la localidad de Sanjdi, la vida de los cinco mineros no podría haberse salvado, explicó Iftikhar Ahmed, un inspector de minas. Antes se habían recuperado los cuerpos de otros ocho operarios fallecidos.

La mina está a unos 50 kilómetros (30 millas) al este de la ciudad de Quetta, la capital de la provincia de Baluchistán. La explosión tuvo lugar el domingo en la noche.

Los derrumbes y otros accidentes en las minas paquistaníes suelen atribuirse a la mala aplicación de los estándares de seguridad