La depreciación del peso se aceleró el lunes en Argentina luego de que el dólar alcanzara un nuevo máximo histórico, lo que obligó a las autoridades financieras a aplicar una serie de medidas para atajar la fiebre por la divisa norteamericana.

La divisa cerró en 30,50 pesos la unidad --según el Banco de la Nación Argentina-- respecto de los 29,70 pesos del viernes, cuando había alcanzado su último máximo histórico.

Según operadores, el mercado operó con la misma inercia compradora de divisas del viernes y en ello influyen la incertidumbre global por la guerra comercial de Estados Unidos con varios países que ha provocado devaluaciones en mercados emergentes y las dificultades económicas de Argentina.

A eso último se suma el último escándalo por corrupción que salpica a políticos y empresarios supuestamente involucrados en un esquema millonario de sobornos, que determinó que inversores locales se refugiaran en el billete verde.

Ante la disparada del dólar, el Banco Central anunció una serie de medidas que no resultaron del todo efectivas, entre ellas el incremento a 45% la tasa de referencia del 40% vigente. También anunció la eliminación gradual del stock de títulos de deuda Lebac que emite y que tienen vencimientos periódicos durante los cuales aumenta la oferta de pesos en el mercado que terminan destinándose en gran parte a la compra de dólares.

El Banco Central dijo que el monto a ofrecer en cada licitación de Lebac --la próxima será mañana, martes-- será menor al que vence y solo podrá ser suscrito por entidades no bancarias.

La medida fue apoyada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un comunicado en el que el portavoz Gerry Rice apuntó que la implementación de este plan debería eliminar “una importante fuente de vulnerabilidad” y contribuir a una política monetaria más efectiva.

EL FMI supervisa las medidas económicas del gobierno a raíz de la concesión de un crédito de 50.000 millones de dólares por una crisis cambiaria que se desató en mayo.

El mercado está inquieto a la espera de que Argentina sea sometida a partir del martes a una fiscalización de sus cuentas por una misión de ese organismo internacional y a la próxima divulgación de la inflación de julio, que economistas estiman en 3%. El propio gobierno cree que el año cerrará con un alza del costo de vida de al menos 30%.

El dólar, divisa de referencia en la economía argentina y refugio de los pequeños ahorristas, acumula una suba de más de 50% en lo que va del año.