Un hombre blanco será procesado por la muerte a tiros de un hombre negro no armado en el estacionamiento de una tienda en Florida, suceso que ha intensificado el debate sobre la ley de ese estado que justifica disparar en defensa propia.

Michael Drejka, de 47 años, ha sido acusado por la muerte del 19 de julio de Markeis McGlockton afuera de una tienda en Clearwater, condado de Pinellas, dijo el fiscal estatal Bernie McCabe. Drejka está detenido en la cárcel municipal con una fianza de 100.000 dólares.

La novia de McGlockton Britany Jacos, quien estaba sentada en el auto con dos de sus hijos, edades 3 años y 4 meses, dijo que Drejka la confrontó por estar estacionada en un lugar para discapacitados. McGlockton, de 28 años, había entrado a la tienda con su hijo de 5 años. Jacobs dijo que Drejka la insultaba. El video muestra que McGlockton salió de la tienda y tiró al piso a Drejka. Segundos después, Drejka sacó un arma de fuego y le disparó a McGlockton mientras éste se alejaba.

El abogado de la familia McGlockton, Benjamin Crump, dijo en un comunicado el lunes que “ya era hora” de que arrestaran a Drejka. La familia, grupos defensores de derechos civiles y otros, han organizado manifestaciones para exigir que sea inculpado.

En un inicio, el jefe policial del condado de Pinellas Bob Gualtieri se negó a acusar a Drejka diciendo que el hombre estaba protegido por la ley de defensa propia de Florida. El sheriff pasó el caso a los fiscales para que tomaran la decisión final. La ley dice que las personas pueden usar la fuerza mortal si creen que están en peligro inminente de muerte o daño físico severo y no tienen obligación de retirarse. Bajo un cambio del año pasado, si un sospechoso se ampara en la ley, los fiscales deberán demostrar que ésta no aplica.

“Apoyo la decisión del fiscal estatal y no haré más comentarios ya que el caso está en proceso”, dijo Gualtieri en una declaración el lunes.