Condimentado al estilo español o en tajadas de sashimi japonés, el pulpo se está convirtiendo en una víctima de su propia popularidad.

El precio del molusco con tentáculos casi se ha duplicado en los dos últimos años debido a la demanda mundial que hay por estos platillos clásicos. Y la oferta se ha contraído. Las granjas de mariscos todavía no han podido criar pulpo y dependen de las corrientes marinas para lograr buenas pescas.

Este año ha sido difícil. La pesca ha sido baja en importantes países productores como España y Marruecos.

"El precio aumentará aun más", dijo Carmen Torres Lorenzo, que ha estado vendiendo pescado durante tres décadas en un mercado de Bueu, en la región noroccidental de Galicia, en España, famoso por sus platillos de pulpo. "Quisiera que aparecieran muchos pulpos ... y el precio bajaría, pero eso no va a ocurrir".

El precio de un pulpo de tamaño regular, pescado localmente ha subido de casi siete euros a 14 euros por kilo (de ocho a 16 dólares por 2,2 libras) en los dos últimos años. El precio es generalmente un poco más alto en otros países, como Estados Unidos, que no se especializa en esta pesca.

La FAO dice que se prevé que los precios suban subiendo a la vez que la demanda ha aumentado en todos los mercados principales, como Japón, Estados Unidos, China y Europa. Entre tanto, las pescas han sido limitadas, aun en grandes países pesqueros como Marruecos, Mauritania y México.

Algunos científicos en Japón y España están trabajando en técnicas para criar pulpos, pero estos moluscos todavía no están listos para propósitos comerciales. Los huevos de pulpos son depositados en el lecho marino, donde son fertilizados y transportados por corrientes, una condición que es difícil de reproducir en un ambiente controlado.