El nuevo presidente de Zimbabue hizo el lunes un llamado a la unidad y “a dejar atrás el periodo electoral y abrazar el futuro”, en su primer mensaje desde que ganó unas competidas elecciones.

Emmerson Mnangagwa envió el mensaje en el Día de los Héroes, cuando se rinde honor a aquellos que murieron en la guerra de los años de 1970 contra el gobierno de minoría blanca.

Mnangagwa debía asumir el cargo el domingo, pero la ceremonia se pospuso debido a la impugnación de los resultados electorales presentados por el principal partido opositor MDC ante el Tribunal Constitucional.

La votación del 30 de julio fue en gran parte pacífica y muchos esperaban que fuera el comienzo de una nueva era para Zimbabue, pero la capital se vio sacudida por protestas postelectorales en las que los militares abrieron fuego y mataron a seis personas.

Mnangagwa culpó a la oposición de las muertes por disparos, diciendo que incitaron a la violencia. Sin embargo, hizo también un llamado a la reconciliación.

“Nunca debemos ser disuadidos por contratiempos temporales o eventos lamentables que encontramos en nuestro curso para construir un Zimbabue abierto, libre, democrático y próspero”, dijo Mnangagwa, quien fue aclamado por sus partidarios cantando los eslóganes de su campaña electoral.

“Ha terminado el momento de la política. Avancemos, por tanto, en paz, armonía y amor", dijo el ex vicepresidente y antiguo ejecutor del ex presidente Robert Mugabe, quien renunció en noviembre tras la presión del ejército.

La Comisión Electoral dictaminó que Mnangagwa y el partido gobernante ZANU-PF ganaron las primeras elecciones del país sin Mugabe en la boleta electoral. Mnangagwa ganó el 50,8% de los votos, dijo la comisión.