La Comisión Europea está en consultas con estados miembros para encontrar uno que esté dispuesto a recibir a 141 migrantes rescatados en alta mar, luego que las organizaciones francesas que operan el barco suplicaron un lugar para desembarcar e Italia dijo que Gran Bretaña debe hacerse cargo de los migrantes.

Médicos Sin Fronteras, que opera el barco Aquarius junto con SOS Mediterranee, dijo que la salud de los migrantes rescatados en dos operaciones el viernes es estable pero que muchos están débiles y desnutridos. Una de las embarcaciones de los contrabandistas, un pequeño bote de madera con 25 migrantes, aparentemente estuvo en el mar por casi 35 horas, dijeron las organizaciones. La mayoría de los migrantes son de Somalia y Eritrea, incluyendo 67 menores no acompañados.

Italia sigue negándose a recibir a barcos socorristas, y el ministro de Transporte del país, Danilo Toninelli, dijo por Twitter que Gran Bretaña debería hacerse cargo de los migrantes a bordo del Aquarius porque la embarcación navega con la bandera de Gibraltar, un territorio británico. Toninelli dijo que el rescate fue coordinado por las autoridades libias y que el bote estaba en aguas maltesas.

La portavoz de la Comisión Europea Tove Ernst dijo en Bruselas que la comisión está hablando con países miembros para hallar una solución, pero no pudo decir cuántos países estaban involucrados en las negociaciones dado que la situación está cambiando. Reconoció que "en teoría podría ocurrir que la bandera del barco decida a dónde irá, pero esto no podría ser posible en la práctica".

"Tal como lo hemos hecho en mucho casos previos, estamos listos para prestar toda nuestra ayuda y peso diplomático para lograr una rápida solución a este incidente", dijo Ernst.