El número de víctimas mortales por el sismo que remeció la isla Indonesia de Lombok hace una semana superó las 430 personas y el gobierno estimó que las pérdidas económicas ascenderán a varios cientos de millones de dólares.

El temblor del 5 de agosto mató a 436 personas, la mayoría por el derrumbe de edificios, reportó el lunes la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres.

Los daños en viviendas, infraestructuras y otras propiedades fueron de al menos cinco billones de rupias (342 millones de dólares), añadió el departamento apuntando que es una estimación temporal que aumentará a medida que se realicen más evaluaciones. La reconstrucción costará cientos de millones de dólares, agregó.

El terremoto de magnitud 7,0 arrasó miles de viviendas y, de acuerdo con la última estimación de la agencia, dejó alrededor de 350.000 desplazados.

"Los daños y pérdidas son muy grandes”, dijo el vocero del departamento, Sutopo Purwo Nugroho.

"Cuando se hayan recopilado todos los datos más tarde, la cantidad será mayor. Se necesitarán billones de rupias (cientos de millones de dólares) para la rehabilitación y reconstrucción. Tomará tiempo restaurar la vida y el desarrollo económico de la comunidad”, agregó.

Las carreteras dañadas obstaculizaban el acceso a las zonas de montaña aisladas y la agencia, el ejército y rescatistas movilizaron helicópteros para distribuir la ayuda, añadió.

Lombok ha soportado tres grandes sismos y más de 500 réplicas en poco más de una semana. El primer terremoto, registrado el pasado 29 de julio, causó 16 fallecidos. Una réplica de magnitud 5,9 registrada el pasado jueves sembró el pánico y dejó más daños y heridos.

Indonesia es propensa a los terremotos por su ubicación en el llamado “Cinturón de Fuego”, una zona de volcanes y fallas geológicas en la cuenca del Pacífico. En diciembre de 2004, un potente sismo de magnitud 9,1 registrado ante Sumatra causó un tsunami que dejó 230.000 muertos en 12 países.