Las acciones en Estados Unidos y Europa cayeron el viernes ante la preocupación de los inversionistas sobre la inestabilidad económica de Turquía y la manera en que afectaría al sistema financiero mundial.

Ante la incertidumbre, los inversionistas vendieron acciones y compraron dólares estadounidenses y bonos del gobierno.

Eso hundió aún más el rendimiento de los bonos, lo que afecta a los bancos de Estados Unidos al reducir las tasas hipotecarias y otros préstamos. JPMorgan Chase perdió 1%.

El dólar también subió frente a otras monedas ante el desplome de la lira turca.

Los exportadores más grandes, como los del sector tecnológico, materias primas y compañías industriales descendieron.

El índice Standard & Poor’s 500 bajó 20 unidades (0,7% ) a 2.833, mientras que el promedio industrial Dow Jones perdió 196 puntos (0,8% ) para ubicarse en 25.313 y el Nasdaq cayó 52 (0,7% ) para cerrar en 7.839.

Los precios de los bonos subieron. El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años bajó a 2,87%.